Reflexiones en tiempos de las nuevas pestes

Sobre la fotografía como forma de reflexión

Lászlo Moholy-Nagy, fotograma

Las modas de obras basadas en la abstracción fotográfica omiten todo tipo de contenidos críticos. A través de la mezcla de formas, luces y sombras convierten a esas imágenes en productos decorativos carentes de significado. Estos “creadores” bajo el vacío intelectual de sus obras omiten cualquier tipo de compromiso o crítica. Las estéticas empleadas no son nuevas y se basan en interpretaciones de las vanguardias de comienzos del siglo XX.

La fotografía como huella o transformación de lo real puede transmitir una crítica o experimentar un concepto que nos fuerce a tomar posición. La incomodidad visual que producen algunos tipo de obras, producen sensaciones que llevan al espectador a cuestionarse por el significado de lo que ve. Pero la gran mayoría instalada en su zona de confort no solo niega la existencia de otras realidades sociales en el presente sino que niega los holocaustos, matanzas producidas en el pasado. Este tipo de espectadores se alejan de todas aquellas obras que le producen cualquier tipo de incomodidad narrativa o estética.

Jean-Michel Fauquet © 2009

El cambio de las nuevas tecnologías como ha sido siempre a lo largo de la historia produce un cambio estético: en estos tiempos nos empuja a la dinámica de la inmediatez. Todo aquí y ahora, se rechaza la cultura del esfuerzo y la reflexión. Por otro lado el irresistible atractivo de aquellos que obtienen un éxito inmediato seducen a los jóvenes ávidos de ese reconocimiento. Se convierten en imitadores de esas formulas de éxito, no aportan nada nuevo y se pierden en la homogeneidad de la masa de adoradores del plagio. La palabra plagio no existe en su vocabulario.

Richard Misrach © 1998 Lousiana

Estos comportamientos no son solo de “fotógrafos” o “artistas” que utilizan un lenguaje abstracto y que juegan a ser los admirados dioses del Adobe Indesing; esta peste se extiende a todas las áreas de la expresión fotográfica y del arte en general.
La cultura del producto fácil, del éxito comercial y del beneficio rápido se basan en los comportamientos de la economía especulativa que tan bien reflejó Ton Wolfe en “La hoguera de las vanidades”. Los aspectos externos de estos personajes cuentan, algunos se creen que con cambiarse el look de forma extravagante van a ocultar el vacío de su discurso. Las apariencias cuentan para ocultar sus carencias. El arte de lo banal ha inundado el mercado.

Chou Ching Hui © de la serie Animal Farm

La fotografía y el arte en general, no pueden alejarse de las realidades socioeconómicas de cada momento de la historia. El futuro inmediato de todos nosotros va a ser complicado, No puede ser que los verdugos del continente del siglo XX, y que resurgieron de sus cenizas gracias al apoyo internacional y a la explotación de los trabajadores del sur, sigan condicionando el futuro de todos. Desde comienzos del siglo XXI han impuesto sus modas fotográficas en el mercado llevando al éxito a los sucesores del los Becher.

Su especulación y el gigantismo de sus obras han llenado las colecciones públicas y privadas. Siempre nos quedan otros autores que alimentan el pensamiento y el espíritu.
La reflexión debe ser un uso cotidiano muy recomendable en estos tiempos, alejarse de lo banal un acto de compromiso.

André Gelpke © 2002- 2005 de la serie Allesanet

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.