loader image

Rafael Roa

María Teresa G. Barranco / Fronteras Urbanas

Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

María Teresa G. Barranco (1948, Madrid) ha publicado recientemente en la sección de Opinión del periódico El País seis fotografías de su serie Periferias Urbanas-Geografías de la Humildad. Este trabajo lo podemos encuadrar dentro del paisaje antrópico de las grandes ciudades. Esta Geografía de la Humildad como ella define a las periferias de las ciudades, representan el espacio y hábitat en el cual las clases más desfavorecidas, viven, trabajan y desarrollan su vida. Por tanto, las fotografías de María Teresa Barranco representan una realidad social que se aleja del paisaje urbano monumental de las grandes ciudades históricas de Europa o del paisaje de la exaltación de la naturaleza como forma de representación del ideal de paraíso.

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

La autora asume el compromiso de representación de estos espacios, buscando una mirada que produzca una conexión emocional y reflexiva con el espectador. Sus fotografías se convierten en un documento que refleja esa realidad de esas diferencias sociales entre la arquitectura de los poderosos y su entorno y la arquitectura de los más desfavorecidos.

Las ciudades se expanden desordenadamente y al ritmo frenético de la especulación inmobiliaria. Surgen barrios que en pocos años se convierten en pequeñas ciudades que contienen cinturones industriales alejados de los centros históricos de las ciudades. Este paisaje lo definió Lewis Baltz como el paisaje de la destrucción. 

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

La obra de María Teresa Barranco nos empuja a reflexionar sobre este desarrollismo especulativo versus la simplicidad de las construcciones más humildes. Cada imagen es un documento, pero la autora no renuncia a las imágenes poéticas y a la búsqueda de la belleza para proyectar estos espacios hacia otro nivel de percepción. 

«En la fotografía de paisaje, establezco, con fines didácticos una clasificación general en dos tipos de maneras de abordarlo fotográficamente, la que podríamos llamar CONSTRUCCIÓN SOCIAL DEL PAISAJE y la CONSTRUCCIÓN EMOCIONAL DEL PAISAJE.» María Teresa G. Barranco

Este urbanismo especulativo intenta crear guetos que acerquen el gran consumo de productos a las periferias, así se consigue que no tengan que desplazarse para consumir a los centros históricos donde se situaban las zonas comerciales en el siglo pasado; y como beneficio colateral evita el desplazamiento de la población de la periferia a las zonas de la burguesía.

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

Maria Teresa Barranco consigue con sus fotografías producir emociones, muestra esa belleza de la simplicidad y cautiva al espectador, que se hace partícipe de esa búsqueda estética y emocional que tienen sus fotografías. Su obra transmite su compromiso por mostrar los lugares que ella define como la Geografía de la Humildad. Ese compromiso social trasciende en su obra de una forma evidente y la estética de sus series se encuentra cercana a un New Color pero con sus matices personales. Son obras contemporáneas, con un trabajo previo muy importante en la elaboración conceptual de cada serie. Ser moderno no tiene nada que ver con la edad, tiene que ver con el talento y los conocimientos y experiencias personales de cada autor.

Pero mejor que yo, que sea María Teresa Barranco que sus palabras explique su trabajo.

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

FRONTERAS URBANAS es la expresión que creo sintetiza el espíritu de éste trabajo que llevo realizando, de manera natural , espontánea e intermitente, desde hace treinta años . Estas fotografías son mi diario trashumante de esas fronteras. Barrios periféricos, una casa amable, una fábrica que se desmorona, nuevas e inacabadas colmenas, el campo virgen, todo ello y más, conforman las FRONTERAS URBANAS, frecuentemente enmarcadas en una extraña e inquietante belleza. La belleza da igual que venga del cielo o del infierno, decía Baudelaire. Da igual de donde venga. A veces, la belleza nos llega construida con arañazos, con pobreza, con desarraigos, con desasosiegos; sí, con todo ello, pero llena de autenticidad e incluso de dolor que se te clava visualmente hasta emocionarte.

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

Quizás buscamos que la luz consiga embellecer las manchas que impregnan los muros y que borre esos silencios y las ausencias que han quedado en ellos.

Quizás buscamos que la luz llene de poesía la tristeza que aporta el paso del tiempo a las paredes pobres o ruinosas, a los asfaltos podridos y mal remendados.

Quizás buscamos que las fotografías aporten luz y rescaten la miseria y la decadencia para transformarla en belleza única, en elegante estética, cenicientas que transportamos a principados después de su ya vivida media noche.

De cualquier forma, no pretendamos aprender, únicamente, a conocer las ciudades en y desde su centro de gravedad.

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

Perdámonos, como en una novela barojiana, en sus límites, en sus arrabales, en sus extremidades de crecimiento, en sus ruinas contemporáneas, en su vida mayoritaria y popular. En su realidad amplia y profunda. Rasguemos, de vez en cuando, las amables cortinas de las sugerentes nieblas y de la belleza intrínseca de las cosas para mostrar esas bellezas más ocultas que van unidas a la verdad.

Mª Teresa Gutiérrez Barranco

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

«La belleza de estos lugares es una belleza dolorosa, enraizada en el silencio, la soledad, el abandono, la lejanía de ancestrales habitantes. Es una belleza formada con teselas de construcciones humildes, pobres, con materiales sin pretensiones pero a los que su misma sencillez les da un carácter primario, de necesidad, sin frivolidad ninguna y eso les pone un marchamo de autenticidad que nos habla sólo al oído.» Maria Teresa G. Barranco

María Teresa G. Barranco © Periferias Urbanas-Geografía de la Humildad

5 comentarios en “María Teresa G. Barranco / Fronteras Urbanas”

  1. Interesante sobre todo cuando te lo explican para profundizar en la colección. Me recuerda al desastre que hubo en los años 70, donde la construcción se hacía sin un plan urbanístico, sino según se iban vendiendo terrenos, así se construía.
    Ahora ha sido al revés con la crisis que hubo, muchos terrenos sin nada que construir. El consumismo disfrazado en el urbanismo, hasta que te das cuenta que estas arruinando y te quedas con lo puesto.

  2. Cristina Aranguren Ispizua

    Me ha entusiasmado es un tipo de fotografía que me encanta que me atrae y atrapa,le seguiré la pista un abrazo y mil gracias por enseñarnos parte de su obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.