Eugenio Recuenco, 365º

Arte con mayúsculas

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

Eugenio Recuenco (Madrid, 1968) expone sus obras de la serie 365º en el CEART de Fuenlabrada, dicha exposición ha sido prorrogada hasta el 20 de marzo. Quizás esta exposición sea lo mejor que hemos podido ver en mucho tiempo. Recuenco que lleva ya muchos años siendo una referencia muy importante de la nueva fotografía contemporánea, da un salto cualitativo muy grande que lo sitúa al primer nivel de los artistas internacionales que utilizan la puesta en escena como forma de abordar su trabajo creativo.

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

Eugenio Recuenco presenta su trabajo de forma innovadora, una instalación grandiosa, pirámides de imágenes y muros construidos con cajas de luz sumergen al espectador en un espacio sugerente, evocador, que le provoca una abstracción del mundo real. 365º es una obra compleja en su concepción expositiva, este calendario no lineal de imágenes nos invita a disfrutar de la magia de la imaginación de este artista interpretando los hechos, tendencias, referencias culturales del siglo XX y comienzos del XXI. Estas imágenes creadas en soporte fotográfico del siglo XXI no existen hasta que el artista materializa sus ideas.

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

Cada imagen es un regalo adictivo que empuja al espectador al disfrute de un viaje continuo de metáforas visuales, color y narrativa inapelables. Podemos tomar como referencia conceptual, respecto al espacio en el cual ha creado Recuenco sus obras, esa habitación sin vistas con una ventana en el muro izquierdo por el cual entra la luz, con el espacio usado en la serie de retratos “Corner” de Irving Penn. Los dos artistas encierran a sus personajes en un habitáculo creado para la realización de las obras.

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

La puesta en escena

La puesta en escena, esa característica de la fotografía desde sus inicios, vilipendiada por Cartier-Bresson definiéndolo como “teatro escenificado” y quitándole la denominación de fotografías. Y sin saberlo, Cartier-Bresson tenía razón porque igual que no valoró la obra de Oscar Gustav Rejlander “Los dos caminos de la vida” de 1857; la excelente puesta en escena de las obras de Eugenio Recuenco, Erwin Olaf, o Gregory Crewdson son arte contemporáneo con letras mayúsculas.

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

Sobre el Premio Nacional de Fotografía

Una última reflexión sobre la lotería que supone el Premio Nacional de Fotografía; es sonrojante ver a algunos de los que tienen este premio, prematuramente y con una trayectoria de escaso y débil recorrido, ver cuales han sido sus trabajos realizados después de que este premio les haya caído del cielo, y comparar la lista de fotógrafos de larga trayectoria y calidad que no lo tienen entre los que incluyo a Eugenio Recuenco.

Eugenio Recuenco © de la serie 365º

A lo mejor están pensando en otorgarle a Eugenio Recuendo el Premio Nacional de Artes Plásticas, nunca se sabe. La buena noticia es que podemos disfrutar de la obra de este artista hasta el 20 de marzo en el CEART de Fuenlabrada.

Imagen de la exposición de Eugenio Recuendo en el CEART de Fuenlabrada.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.