Un Cuchillo Bien Afilado

Rafael Roa © 1995 – Mujer en dos partes con cuchillo bien afilado

Su deseo era grande y pleno, te cortaba como un cuchillo bien afilado, no te dejaba
indiferente, a veces ella no parecía real, era como un fantasma que atravesaba tu
cuerpo a gran velocidad, pero dejaba dentro de ti sensaciones nuevas e indescriptibles,
un rastro que deseabas volver a tener, eras adicto a ello, te dabas cuenta que estabas
cabalgando el potro del deseo en una noche de luna llena, y que el tiempo volaba
hacía el amanecer.

Deja un comentario