Troya No Será la De Antes

Rafael Roa © 2013

Rafael Roa © 2013

Recurro a la Ilíada y me encuentro con esta frase: “Para mí, eres mi todo, pues si tu no estás todo será más difícil y Troya no será la de antes”Homero, Brodsky y Mayakovski me acompañan a lo largo de mis últimos trayectos diarios en tren.
Estos textos e imágenes como la cama deshecha de Imogen Cunningham, algunas de Emmet Gowin y los tormentos personales de la finlandesa Anni Leppälä son las referencias que se incorporan a mis últimas reflexiones.

Quizás una parte de la fotografía que estamos viendo se centre en la narración del vacío, las ausencias y las huellas invisibles que habitan en el recuerdo.
Es como si intentásemos recuperar la estela de los momentos vividos que ya forman parte del pasado. Habitar los espacios vacíos para buscar los restos de los naufragios personales y colectivos.
Podemos clasificar a los fotógrafos entre aquellos que fotografían lo que sucede y los que fotografían los restos del pasado, las huellas y las estelas de las sombras que ya no existen.
Toda la “Escuela de Helsinki” se posiciona en ese tipo de narración frente a lo real que esta representado por el nuevo fotoperiodismo que vemos ahora.
Al final siempre queda espacio, sensaciones y momentos para documentar el nuevo “orden” que sufre la sociedad europea y capturar después esos espacios más íntimos, en los cuales nuestras propias heridas se mezclan con las huellas de otros que nos precedieron. Refugiarse en la piel, las sensaciones y el viento es siempre otro punto de partida.

Anni Leppälä © From the series Seedlings, (Buttons), 2004

Anni Leppälä ©
From the series Seedlings, (Buttons), 2004

Imogen Cunningham © The Unmade Bed, 1957

Imogen Cunningham © The Unmade Bed, 1957

Emmet Gowin ©

Emmet Gowin ©

Anni Leppälä © From the series Possibility of Constancy, (Old Shadow), 2007

Anni Leppälä ©
From the series Possibility of Constancy, (Old Shadow), 2007

Comentarios

  • Pingback: Anni Leppälä - Rafael Roa Fotografía y más

  • concha almoguera

    un beso, en pasado, presente y ….¡¡¡futuro…!!!
    😉

  • Angelo Prey

    Nunca será como antes porque, tal vez, nunca ocurrió como lo imaginamos. La fotografía no sólo capta “la realidad” (o la terjiversa en los peores casos), sino que la crea.
    El paso el tiempo se podía apreciar mejor en los primeros tiempos de la fotografía, cuando para hacer un retrato era preciso utilizar exposiciones de 13 ó 14 minutos. Un tiempo que el fotografiado debía permanecer quieto, mirando a la cámara. Los indios americanos descubrieron entonces que les estaban robando el alma. Bueno, tal vez era cierto, les estaban quitando 13 ó 14 minutos del alma (o como quiera que se llame ese artificio sentimental). El buen fotógrafo es siempre un ladrón de almas. La primera, la suya propia. ¡Un saludo, Mr. Roa!

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario