Toto Frima, Las Imágenes Intimas

Toto Frima ©

Existe una fotografía de lo intimo, de momentos que queremos guardar para nosotros, recuerdos en imágenes que nos permitan no olvidarnos de sensaciones vividas.
Esas imágenes inicialmente se hacen para que nunca traspasen el ámbito de lo privado.
Ocurre que a veces compartimos nuestros secretos con los demás y nos convertimos en exhibicionistas de nuestros propios recuerdos.
Polaroid nos ofreció ese sistema privado de fotografiar los instantes más íntimos, nadie veía nuestras fotografías, no había laboratorios, ni intermediarios, todo el proceso era sólo para nuestros ojos y de manera instantánea.
Muchos artistas trabajaron con estas películas, entre los que todos podemos recordar muy fácilmente se encuentran Warhol, David Hockney, entre otros.
Toto Frima es una fotógrafa holandesa que conocí a comienzos de los años ’80 en Arlés, en ese famoso hotel D’Arlatan. Su obra se centraba en si misma, su cuerpo, sus miradas, y aquellos momentos que ella necesitaba retener y compartir.

Toto Frima ©

Trabajar sobre tu propio cuerpo y ser el protagonista de la obra es una recurso que ha sido usado en multitud de ocasiones y en diferentes épocas. Mostrarse tal como uno es, o usar el disfraz para ocultar la identidad.
Cuando el cuerpo del artista es el objeto de la obra, el tiempo va dejando sus huellas, esos surcos
que nos erosionan y muestran las heridas de las batallas, los abandonos, las soledades y los vacíos.

Toto Frima ©
Mostrarse a si mismo como motivo principal de la obra, ese juego de la dualidad del artista y del objeto, ofrecerse a las miradas y a la voracidad del espectador, que comparan a la obra con su autor.

¿Dónde establecen estos artistas  el limite entre su Yo, la obra, y la intimidad de su vida?

O pretenden que su vida, su cuerpo, sus momentos más íntimos se conviertan en una especie de reality en la cual nos muestran sus cambios y erosiones.
Las obras de Toto Frima forman parte de la colección Polaroid, como anécdota en 1982 participó
en una exposición colectiva en el Centro Pompidou de París y sus obras fueron robadas el último día.
Sin quererlo se convirtió en un objeto de deseo.
Toto Frima ©


Deja un comentario