Todo Lo Sólido Se Desvanece En El Aire

Rafael Roa © 2007

Esta frase de Marx para explicar el concepto de modernidad dio título al ensayo
de Marshall Berman (1982) que estoy releyendo después de casi 30 años.
Pensaba enfocar esta reflexión desde un punto de vista individual sobre el concepto
de modernidad, pero lo sucedido hoy en Egipto, reflejado en una maravillosa fotografía
del fotógrafo Tara Todras Whitehill de AP, me ha hecho reflexionar sobre el concepto
de modernidad que se tenía en  los periodos pre-revolucionarios del siglo XIX.
Los ojos de esa mujer de la fotografía que podéis ver en la web de El País están llenos
de esperanza, de ilusión en un futuro mejor, ese pueblo ha conseguido echar a un
dictador, hasta aquí todo perfecto, la ilusión de la victoria oculta lo efímera que puede
llegar a ser. Estas esperanzas de cambio siempre nos ilusionan, tanto a nivel individual
como colectivo y más si nos encontramos dentro como actores de los sucesos, pero
hemos comprobado, que nuestras ilusiones y esperanzas colectivas se cayeron como
un castillo de naipes, yo ya no creo en estas cosas.
Hemos visto caer a dictadores y ser sustituidos por otros peores, y en lugares donde
se suponen que se deben de respetar los derechos humanos no es estético que un
tanque le pase a uno por encima, entonces nos ponen los grilletes de la explotación
económica neo-liberal, carente de ningún tipo de ética y moral, y donde sólo prima
la filosofía del máximo beneficio a costa de quien sea.
Hablar del deterioro del arte y de la conversión de éste en arte decorativo es un
tema que es mejor ni tocar con la que esta cayendo.
No vivimos en una sociedad de hombres libres, sino en una donde estamos atrapados
por las reglas de mercado, encadenados a los caprichos tecnológicos y donde no
decidimos nada más que cual va a ser la marioneta que hará el trabajo sucio para el
poder real del dinero.
No hay ninguna esperanza, hemos utilizado el concepto de modernidad como la
via de escape para avanzar hacía adelante, con la ilusión de quitarnos unas cadenas
que sin darnos cuenta cada día nos aprietan más.

Rafael Roa © 2009 Vídeo Instalación

Deja un comentario