Tino Soriano En Madrid

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano (1955, Barcelona) es un fotoperiodista especializado en fotografías de viajes y documental. Poseedor de una amplia experiencia, tiene la sensibilidad necesaria para realizar temas relacionados con la salud y las enfermedades infantiles. Fotógrafo de National Geographic domina el instante, captura los momentos decisivos desde la perspectiva correcta. Utiliza en color con maestría, usándolo como una herramienta fundamental de sus imágenes.

Tino nos habla de sus influencias y sus comienzos: “Mi primera gran influencia se la debo a John Hedgedcoe (1932-2010) que publicó un libro titulado “El arte de la fotografía en color” en donde explicaba la importancia de entender las “relaciones especiales y a menudo sutiles entre los diferentes colores”. También describía en esta obra el poder psicológico y emocional que el color puede tener en el espectador. Ciertos colores, afirmaba, consiguen que la gente reaccione de una determinada manera. También Cheico Leidmann, Ernst Haas, Jay Maisel, Pete Turner, Helmut Newton , José Manuel Navia y más recientemente David Alan Harvey y Alex Webb han ejercido un enorme impacto en la forma en que veo y fotografío en color.”

Tino Soriano expondrá en Madrid y su trabajo “Color a la vida” servirá de marco para el festival de documentales “Travelling 2017” que se celebrará en Madrid del 6 al 10 de marzo próximos. La inauguración de la exposición de será el próximo 6 de marzo a las 20,30h en B the travel brand Xperience, Calle Miguel Ángel 33, 28010 MADRID. Es una oportunidad para ver el trabajo de un fotógrafo muy experimentado en el manejo del color y la fotografía de viajes, y para mi reencontrarme con un amigo.

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Fotografías Publicadas, Fotografías Pagadas / Samuel Aranda

Samuel Aranda © Premio World Press Photo 2011

Samuel Aranda © Premio World Press Photo 2011

He estado unos días en Barcelona impartiendo unos talleres y alejado de toda actualidad que no hayan sido las bochornosas explicaciones del PP sobre el caso Barcenas, las cuales me producen indignación y asco, porque lo que más me molesta es que insulten a la inteligencia de los ciudadanos.
A través del muro de Facebook de Gervasio Sánchez me entero de lo sucedido a Samuel Aranda con la editorial Random House Mondadori. Le solicitaban una fotografía para incluirla en un libro sobre el grupo Extremoduro. Por supuesto gratis, para el incrementar del beneficio de la editorial.
La idea de que a una gran editorial como Random se le ocurra pedir fotos gratis, es porque ya lo consideran una práctica habitual, y porque han tenido una cantera de individuos dispuestos a regalar sus fotografías por el penoso minuto de gloria.
En el muro de Gervasio Sánchez y en el mío de Facebook podréis ver los correos cruzados por Samuel con la editorial, no tienen desperdicio.
Hace unos días unos grandes grupos editoriales piratearon fotografías de Tino Soriano.
Estos hechos de saqueo y robo sobre el patrimonio de los fotógrafos se suceden muy habitualmente muy a nuestro pesar.
En Julio de 2011 publiqué un post en este blog esbozando un pequeño análisis sobre la situación de la fotografía profesional en este país.
Nosotros somos los responsables de esta situación, y nada más que nosotros. Unos nos hemos negado a firmar cesiones totales de derechos a las empresas editoras por el precio de una entrevista, la consecuencia ha sido que hemos perdido esos clientes en beneficio de aquellos que se han rendido a esas presiones.
Por tanto los fotógrafos se dividen en dos, los que defienden sus derechos laborales y su copyright y los que han tragado con la excusa que tienen que trabajar.
Todos tenemos necesidad de trabajar, de pagar nuestros gastos a final de mes y de seguir viviendo. A mi como a otros muchos compañeros nadie nos regala nada, y seguimos con mayor o menor fortuna peleando por seguir viviendo de esta profesión y sacar nuestros proyectos adelante.
Por eso me dan rabia estos abusos que suceden contra los profesionales y me alegro de la respuesta contundente de Samuel Aranda en la defensa de su patrimonio, sus fotografías y sus derechos de reproducción.
Después escuchas críticas absurdas como las que recibió Cristina Garcia Rodero por la sesión de los Borbones. Si hay “fotógrafos” que envueltos en sus fulares y Leicas no entienden que eso fue un trabajo alimenticio, es que o tienen mala intención o son tan cainitas y envidiosos como la propia naturaleza de nuestro pueblo.
Creo que cuando vayamos a comprar un libro debemos mirar que editorial lo publica y hacer un boicot activo a todas aquellas que como Random House intentan aprovecharse del trabajo honesto de los profesionales de la fotografía.
La supervivencia de la profesión está en las actuaciones de todos los profesionales en defensa de su trabajo, no regalamos nuestras fotografías y cuando se publican se pagan o no hay fotografías.
Lo ideal sería poder tener un sindicato fuerte o una asociación profesional que pudiese establecer las bases que regulen la profesión y el ejercicio de la misma, exactamente igual que tienen otros colectivos profesionales en este país.

Samuel Aranda ©

Samuel Aranda ©

Tino Soriano

 

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano (1955, Barcelona) es un fotoperiodista especializado en fotografías de viajes y documental. Poseedor de una amplia experiencia, tiene la sensibilidad necesaria para realizar temas relacionados con la salud y las enfermedades infantiles.
Fotógrafo de National Geographic domina el instante, captura los momentos decisivos desde la perspectiva correcta. Utiliza en color con maestria, usándolo como una herramienta fundamental de sus imágenes. Todos conocemos el trabajo preciso y de alta calidad de este fotógrafo, que es poseedor de una larga trayectoria profesional y expositiva. Es también como muchos otros que aman la profesión un excelente profesor de fotografía. Con Tino me unen recuerdos de juventud, nos conocimos en un tren con dirección Belgrado en el verano de 1975, y acabamos en Amsterdam comprando discos, viendo películas y disfrutando de los alicientes que nos daba esa ciudad, a unos jóvenes que vivían en un país en el cual el dictador daba sus últimos suspiros.
Desde entonces hemos coincidido un par de veces más. Es un gran profesional que domina y ama lo que hace. Ahora está en la India y veremos que nos trae de su último viaje. Su web es imprescindible para todos aquellos que quieran aprender, y su trabajo una referencia. Lo mejor que se puede hacer es conocer su trabajo en profundidad, los jóvenes deben ternerle como un modelo a seguir.

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

 

 

 

 

 

Paul Hansen, Worldpress Photo 2012

Paul Hansen, Sweden, Dagens NyheterWorld Press Photo 2012

Paul Hansen, Sweden, Dagens Nyheter
World Press Photo 2012

Paul Hansen ha sido el ganador del World Press Photo 2012. Este concurso recoge todos los años lo mejor del fotoperiodismo internacional. Las fotografías de estos prestigiosos profesionales que capturan todos los crímenes e injusticias que “el poder” es capaz de producir. Curiosamente no se fotografía a los responsables de que esos hechos sucedan si no a las víctimas. Podemos decir que el fotoperiodismo recoge las imágenes de las víctimas de aquellos que ejercen el poder injustamente, amparados en el dominio económico, político y militar.
También las noticias pasan de la primera página a la última con suma facilidad. Ya no se habla de la masacre consentida por el mundo civilizado en Siria, y el foco se ha dirigido a África y a esa nueva guerra colonial en defensa de las materias primas.
En el fondo el gran capital internacional necesita sus focos de violencia para que sus industrias de armamento sigan obteniendo beneficios. Necesitan las guerras para que sus productos se vendan y sean remplazados por otros nuevos más sofisticados.
En medio de todo este circo están los fotógrafos, profesionales que aman su trabajo e intentan cada día obtener las mejores imágenes que ilustren esa realidad que esta sucediendo. Muchos de ellos han pagado con sus vidas el ser testigos incomodos por parte del poder de turno.
Los premios del World Press Photo están incompletos, falta la categoría de los retratos de los criminales del año, presidentes de gobierno, jefes de estado, financieros, jueces, todos aquellos que se han destacado por convertir la vida de millones de personas en tragedias mortales.
Por otro lado la profesión de fotógrafo en nuestro país es una profesión de riesgo. No hay pudor por parte de los grandes grupos editoriales en robar las imágenes de los fotógrafos para publicarlas en sus medios, sin mencionar al autor y mucho menos pagarle. El último caso ha sido el de Tino Soriano y su imagen reproducida en estas circunstancias en la  El País. Es vergonzoso que esto suceda y se respete tan poco a la profesión de fotógrafo.

Paul Hansen ©

Paul Hansen ©

Paul Hansen

Paul Hansen ©