So What

Rafael Roa © 1992

Terminaron de sonar las últimas notas de So What y la gente entusiasmada
comenzó a aplaudir de forma efusiva, gritos de vivas para ese excepcional
quinteto. Aquel pequeño local de jazz se llenaba todas las noches con los
grandes genios que cruzaban el océano y llegaban a la vieja Europa para
traer esos nuevos sonidos. Humo, sonido tintinenate de las copas, miradas
ávidas, oídos abiertos para llenarse del sonido de los maestros, y tú por allí
con tu pelo corto pelirrojo, y esos ojos azules brillando sin cesar, esa sonrisa
cautivadora, bella, eterna e inolvidable. Me pase todo el tema mirando
como te movías al ritmo de la música, como estabas viviendo ese momento
intenso, feliz dejándote llevar por los sonidos de aquella trompeta magistral.
Han pasado muchos años y cada vez que suena esta canción, de una forma
automática apareces tú, con esa mirada vidriosa de la última vez que nos
dijimos adiós.

Deja un comentario