Pedagogía De La Fotografía

Anni Leppälä © 2010 Reading

Anni Leppälä © 2010
Reading

Una de las escuelas que más admiro es la Helsinki School conocida por todos y fundada en 1995. Ellos han creado un estilo propio en la forma de enseñar la herramienta de la fotografía basado en el uso de la cámara como una herramienta conceptual. Por lo tanto lo que cualquier escuela debe transmitir claramente es cual es la filosofía de enseñanza de la fotografía que se quiere ofrecer y el alumno debe saber donde va a aprender y que se va a encontrar. Definir el proyecto educativo es fundamental. Llegados a este punto se debe producir el hecho diferenciado en cuanto a la oferta y el planteamiento formativo sobre la materia.
La fotografía para muchas personas es un mero divertimento que con la llegada de la fotografía digital y el uso de los smarthphones y las redes sociales han producido una forma de captura de imágenes digitales, usos y costumbres de compartir las mismas en redes sociales que han surgido para ese fin y para obtener beneficios económicos con esas plataformas de uso mayoritario.
Este uso de las capturas digitales, y su transformación con plugins instalados al efecto en dichos programas es muy popular, igual que aquellas personas que disfrutan con la transformación de cualquier captura con Photoshop en otra imagen radicalmente diferente a la captura inicial. Es un planteamiento que puede servir a esa mayoría de usuarios que disfrutan con los medios que la tecnología del mundo digital les ofrece.
Pero evidentemente deben de existir otros planteamientos diferentes en el uso y enseñanza de la fotografía, y son aquellos que basan la enseñanza de la fotografía en la reflexión en la toma, el aprendizaje del lenguaje y la cultura visual.
Esto exige de las escuelas una definición clara del proyecto educativo y al alumno un compromiso claro con esa forma de aprendizaje. Es una cuestión de elección por parte de todos aquellos que desean aprender el uso de esta herramienta como forma de expresión y comunicación de ideas o de la realidad subjetiva que seleccionamos.
Los fotógrafos que también trabajamos como enseñantes tenemos nuestra propia visión de la enseñanza de la fotografía. Yo como muchos de mis colegas con los que comparto estas labores estamos alineados en ese grupo que apuestan por la cultura visual, el uso correcto del lenguaje, la previsualización, la reflexión y el trabajo sobre una idea previa  y el dominio técnico como bases fundamentales para abordar la enseñanza de la fotografía.

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Jeff Bark © 2006 Abandon

Jeff Bark © 2006
Abandon

Comentarios

  • helga

    Habría que hablar entonces de las “escuelas”, y de los “docentes”, y tantas otras cosas que están perturbadas en esta ciudad mía. ¿Pagamos porque nos enseñen, por los contactos o por un peaje en las aduanas del trabajo en España? He tenido que conocer tu blog, y dar muchas vueltas en todo tipo de eventos, para ver un profesor que además de contar sus fotos también habla de narrativa visual, de conceptualización, de filosofía artística (esos términos que parecen casi de mecánica cuántica en algunas academias incluso con título universitario de por medio). Gracias por tu artículo, Rafael, y por enseñarnos y darnos un especio para la reflexión.

  • muy bien explicado. Pero a veces la chispa o la intución no se pueden preveer y hay que improvisar, y para ello hay que saber resolver o salvar la foto. Esto se aprende con la experiencia. Es mi modesta opinion.

  • muy bien explicado.Pero la chispa y la intuición no se pueden preveer.A veces hay que improvisar .Un saludo

    • rafaelroa

      Cada uno tiene su opinión y su sistema. Evidentemente aunque partas de una idea siempre puedes improvisar o cambiar de rumbo.
      Saludos y encantado de leer tus opiniones.

  • Manuel

    Me llama la atención que ilustre este post con una foto de Moriyama sobre todo al leer el ultimo párrafo donde habla de “previsualización, reflexión, trabajo sobre una idea previa”….
    Me pregunto si Moriyama, cuando sale a la calle, tiene una idea preconcebida en su mente o es otro “cazador” de instantes con buen ojo para ello.
    Lo pregunto sin segundas intenciones, con intención de conocer su opinión y aprender de ella.
    Un saludo.

    • Gracias por tu comentario. Estoy convencido que aunque Moriyama dice que que es como un perro callejero que sigue los olores, no me creo que sea así. Hace una edición abstracta de una realidad que nos presenta como una serie de situaciones que suceden vertiginosamente delante de su cámara. En el fondo quiere transmitir sensaciones de soledad y abandono de las gentes que viven en una gran ciudad y lo hace de manera precisa. Saludos

  • Absolutamente de acuerdo. Me atrevería a decir que tiene validez no sólo en la enseñanza de la fotografía, se puede “exportar” a otros ámbitos artísticos e incluso científicos!

  • Completamente deacuerdo y sobre la escuela de Helsinki decir que no me canso de comentar a los que forman parte del mundo visual que echen un vistazo a sus trabajos. Me parecen sublimes. Muy buen escrito. Un saludo

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario