Olvidé tu nombre

Rafael Roa©2000

Era una mujer menuda de piel caoba, ojos profundos, mirada triste, rostro anguloso, recién llegada de África, poderosa y delicada en el gesto, en la forma de posar ante la cámara.
Vino a mi estudio a través de mi ayudante que la conocía, le propuse unos desnudos para mi serie “Hidden Desires” que nunca utilicé, y me quede con este retrato, con su mirada de búsqueda, su fragilidad y su elegancia al mostrarse con esa dignidad altiva de quien en una mirada deja más que con mil palabras.
Fue una tarde de otoño llena de fotografías, miradas, gestos, y se fue como vino, olvidé
su nombre, pero nunca la profundidad de esos ojos llenos de historias e ilusiones.
Solo necesite una luz para iluminar tanto misterio.

Deja un comentario