Nos Roban El Futuro

Nicola Vinci ©

Ayer fui a la manifestación de protesta contra los recortes que está haciendo este gobierno y que están llevando al país a la ruina total. Siempre me encuentro miradas sin esperanza en las manifestaciones, jóvenes que ven como les cierran las posibilidades de poder ejercer la profesión para la cual están sobradamente preparados.
La actuación corrupta, cómplice y miserable de la clase política nos ha llevado a esta situación. Están escondidos como ratas, ya no merodean por las redes sociales en busca de votos, ni ellos, ni aquellos comprados para que voceen sus programas a golpe de Twitt.
Por la mañana hablé con Octaví Centelles, el hijo del gran fotógrafo que materializó en fotografías la tragedia española. La historia que se viene repitiendo desde los comuneros de Castilla, siglo tras siglo una nueva desilusión. Con el hijo de Agustí Centelles fue más jugoso el off de record que lo que cuenta en la entrevista.

Agustí Centelles

Las fotografías de Centelles nos muestran las miradas ilusionadas de gentes que esperan un futuro mejor. Los fotoperiodistas que estuvieron ayer hasta el final de la manifestación registraron de nuevo la violencia policial, un bombero a estas horas detenido y golpeado, periodistas como Ángel Calleja también fueron víctimas de estos elementos incontrolados al servicio del estado, así como un buen número de ciudadanos. Hay un número indeterminado de policías expedientados por negarse a cargar, y numerosos heridos en la manifestación de ayer. A este gobierno irracional que mantiene en su partido a numerosos individuos imputados en casos de corrupción sólo le queda esta guardia pretoriana que ejerce la violencia en las calles.
Hoy la prima de riesgo sobrepasa los 600 puntos y una de las autonomías con más casos de corrupción la Valenciana, la perla dorada del PP ha pedido el rescate hoy.

Rafael Roa © 2012 – 19 de Julio, en Madrid

Cualquiera los proyectos de los autónomos se ira al traste, el paro sigue creciendo y la desesperación irá en aumento, se avecinan tiempos muy difíciles, no se vislumbra ningún futuro, sólo el hoy sirve. Mientras tanto el verano nos agobia con este calor denso, el mar no llega a la árida meseta, y como me decía una amiga ayer, estamos en el centro, asilados, perdidos en una ciudad sitiada por unos cuantos energúmenos, sin salida, ni futuro.

Rafael Roa © 2012

Deja un comentario