No hay salida

Rafael Roa© 1994 – Polaroid 50x60cm

Esta fotografía la hice como una metáfora de la tortura en una sociedad dormida.
Vivimos en una sociedad en la que somos sombras, espectros resignados a
nuestros destinos, solo pensando en nuestra salvación individual y hemos perdido
todo sentimiento de proyecto colectivo. Vivimos en una sociedad de pan y circo, nadie
cuestiona nada, es más cómodo mirar hacía otro lado, solo las imágenes de una gran
provocación sexual hace que levantemos el ojo ligeramente de nuestro plato.
Hoy se habla de la prohibición de los toros en Cataluña, de que Obama va a venir a
Marbella, o de los posados o no de Paris Hilton en top less, nadie cuestiona la
injusticia del orden económico y social impuesto por los poderes financieros, que
como dijo Gabilondo el otro día, han impuesto ese orden social dominante bajo
una apariencia de sociedad democrática.
El mercado determina lo que quieren que veamos, leamos, oigamos y controlan
nuestro consumo cultural como instrumento de dominación, por eso Fahrenheit 451
no esta tan lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *