No Hablo, No Grito, Me Matas

 
Rafael Roa© 2011 – María Muñoz – actriz
Era una bestia que sólo sabía pegar, chillar y maltratar, no tenía el perfil de barrio
bajo sino todo lo contrario, trajes de marca italiana, economista, director general,
mercedes en la puerta, chofer de empresa.
Cuando la conoció debió pensar, me compro esa mujer, quedará bien a mi lado,
no la valoraba más que a sus coches de lujo o a cualquiera de sus propiedades,
en el fondo era un sujeto despreciable acostumbrado al usar y tirar las cosas y
a las personas, se casó con ella y además pegó un braguetazo, ella estaba para
hacer hijos y ser usada a su gusto, un día se le fue la mano y acabo todo.
Nunca he entendido la violencia y menos contra personas a las cuales se supone
que quieres, o contra seres indefensos como los niños.
Esta lacra social es un síntoma más de un sociedad con una perdida de valores
muy grande, y en la cual hay un ridículo espantoso entre las penas que se imponen
por los diferentes delitos y las que se cumplen.
A veces una persona puede pasar más años en prisión por un delito sin sangre contra
la propiedad que otro por un delito de sangre, esto es lo que hay, lo que tenemos
y estas actitudes y otras nos definen como una sociedad en plena decadencia.
He usado un retrato de la actriz María Muñoz para ilustrar este texto.

Deja un comentario