Mirar Hacia Otro Lado

Gervasio Sánchez © Vidas Minadas

¿El autor ha servido de algo, es responsable ante el orden social?
Como escribe Susan Sontag sobre Artaud, la falta de compromiso social en el autor literario
supone que hay redefinir el término “escribir”.
Saco de contexto estas frases de Sontag para comenzar a reflexionar sobre la creación de
imágenes y sus usos.
¿La falta de compromiso social de los autores audio visuales supondría también redefinir los
términos fotografiar o filmar?
¿Es el compromiso social una actitud individual que no tiene porque relacionarse con cualquier
tipo de producción creativa?
Tenemos diariamente ejemplos diferentes de individuos que adoptan un compromiso social y
político en su trabajo de creación, y utilizan sus herramientas para denunciar injusticias sociales
o corrupción política.
Pero también podemos observar en los últimos años un alejamiento de este tipo de actitudes en
el mundo del arte, apartándose los autores del uso de la crítica política en este ámbito.
La historia nos ha dado muchos ejemplos de artistas que se han puesto al lado de revoluciones o movimientos políticos. El Constructivismo, el cine de Leni Riefenstahl, o la fotografía obrera representada en Estados Unidos por la Photo League.

Lewis Hine © – Mineros

Nosotros podemos ver el trabajo de nuestros fotoperiodistas en este sentido, Gervasio Sánchez
tiene un cierto eco en su trabajo de denuncia de las víctimas de las minas antipersona, de las
cuales nuestro país es fabricante y exportador. Otros como Edu León son silenciados y acosados
en la denuncia del bochornoso espectáculo de los desahucios, o de las redadas policiales para la detención de inmigrantes.
Pero en las bienales de arte, en estos tiempos que vivimos, tendentes a la obtención de pensamiento
único, los autores que se posicionan contra el sistema y sus desmanes, no están invitados a la
fiesta.
Ya escribí sobre este tema anteriormente, esta claro que hay autores que se posicionan de manera
clara, como Santiago Sierra, Shirin Nestat, o Marina Abramovic por citar unos cuantos.
Algunas veces me pregunto por qué Santiago Sierra todavía no ha tenido una gran exposición en
el MNACRS, teniendo en cuenta la transcendencia e importancia de su obra. Para mi la respuesta
es clara, no conviene poner bajo la alfombra roja a aquellos que te acusan con el dedo, mejor
tenerlos en el olvido.

Deja un comentario