Madrid

 Rafael Roa © 2009
Nací en Madrid de padre madrileño de muchas generaciones, me crié entre la
plaza de las Descalzas y la plaza de Oriente, los jardines de Sabatini, Ópera,
plaza Mayor, Sol, eran mis dominios hasta los 8 años, después se fueron
extendiendo por toda la ciudad. Me gusta esta ciudad, siempre me sentí muy
madrileño y tengo que contener mi hostilidad contra todos aquellos que
viniendo de fuera, y habiéndose hecho un hueco para vivir y trabajar aquí la
desprecian, estaríamos muy felices sin ese tipo de gente.
Madrid se disfruta a cualquier hora, a mi me gusta el amanecer cuando la
ciudad todavía duerme y los primeros rayos del sol superan la torre del 
Retiro en Menéndez Pelayo y el sol empieza a iluminar las copas de los
árboles, cruzar el parque a esa hora temprana de un día de finde semana
es un placer, y luego sumergirse en las calles del centro dondetienes que
mirar hacía arriba para descubrir las esculturas que adornan los edificios.
Lo malo de Madrid es que siempre hemos tenido gente que ha expoliado
la ciudad y ha destruido nuestro patrimonio cultural para su propio benéfico,
alcaldes como Manzano que con nocturnidad y alevosía destruyó todos los
restos de la antigua ciudad árabe en la plaza de Oriente un mes de Agosto.
Pese a todo la ciudad resiste, sobrevive porque tiene ese carácter abierto,
luchador, acogedor, de gente franca que te abre las puertas y ayuda a que
disfrutes de ella.

Rafael Roa © La Gran Vía

Deja un comentario