Lo Efímero Melancólico

Rafael Roa © 2015 De la serie Dead Skin / Sonya7R

Rafael Roa © 2015
De la serie Dead Skin / Sonya7R

Transitar entre la melancolía y el olvido, organizar el tiempo que resta para no perderlo entre la huida y el abandono. Buscar las huellas del pasado y mezclarlas con los nuevos mapas para aislarse del hedor cotidiano. Pequeños desafíos personales que me hagan olvidar del caos colectivo. Reflejar en imágenes los sueños y las ideas que me ayuden a paliar las realidades de los dramas diarios. La nada ante lo terrible, y elegir el olvido ante la melancolía de la perdida y las derrotas.

Buscar un océano personal en las palabras y los pensamientos que otros han dejado como guías para sobrevivir a los naufragios. No polemizar ni con la estupidez ni con la ira de aquellos que creen que el mundo no da vueltas sin su presencia. Huir de los debates absurdos, y evitar perder el tiempo, ese tesoro más valioso que tenemos y no apreciamos lo suficiente. Elegir el misterio de las sombras ante la deslumbrante evidencia de la luz y el silencio como terapia contra las palabras sin contenido. Disfrutar de las imágenes de aquellos que me llevaron a vivir necesitando fotografiar como medio de comunicar las ideas y mi visión de lo cotidiano, en definitiva alejarse de todo lo que nos daña y nos distrae. Todo es efímero, incluso los pequeños instantes en los que creemos que nuestro pequeño paraíso será eterno.

Comentarios

  • paloma perez dominguez

    ya sabemos que todo lo que es intenso es tambien efímero, y el deseo de dejar una huella de lo efímero de la vida es lo que provoca la creacion artística. Brassai.

  • Nano

    Hay una canción, que me encanta, de Albert Plá que habla un poco sobre todo esto, El Gallo Eduardo Montenegro. Pero por muy efímeras que sean nuestras vidas, habrá que valorar esos pequeños momentos, esos pequeños encuentros, después de todo “tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio ¡¡¡Y coincidir!!!”

    Un abrazo

  • Charo

    ……….en definitiva alejarse de todo lo que nos daña y nos distrae. Todo es efímero, incluso los pequeños instantes en los que creemos que nuestro pequeño paraíso será eterno.
    Dificil tarea pero necesaria
    Gracias.

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario