Las Sombras En El Cruce de Caminos

Willy Vanderperre ©

Willy Vanderperre ©

La seducción del mundo de las sombras, el lado oscuro, el misterio, lo prohibido y la transgresión de la norma siempre ha suscitado en los humanos un poderoso atractivo. Las sombras en la fotografía para mi siempre son más atractivas que las luces. Su fuerza es siempre inevitable.

Aprender a crear las atmósferas necesarias para que nuestras ideas se conviertan en imágenes atractivas, y que el espectador se pregunte por lo ocurrido antes o después del acto fotográfico.
Siempre hay algo más después de una fotografía, es sólo un hecho breve que no cuenta toda la historia, sino que plantea enigmas sin resolver.
Las fotografías son preguntas al aire. En el retrato son una colección de miradas, que muestran emociones pasadas, y de las cuales el fotógrafo ha sido cómplice.
Hablar de las sombras es una excusa para profundizar en el sentido de la fotografía y en nuestras vidas. Nuestras referencias visuales están compuestas por una colección de imágenes que resumen lo que ha sido importante durante nuestra existencia.
A quien amamos, cuales fueron nuestras derrotas y nuestros sueños perdidos.
Repito hasta la saciedad a mis alumnos que sus proyectos deben nacer de las ideas, fabricarse con las emociones y la intensidad del trabajo. La estética es sólo la forma en presentar nuestras imágenes. Para mi apostar sólo por la belleza y la estética es similar a limitar el discurso. A veces quedarse sólo en la belleza es correcto, pero limitamos las posibilidades de expresión para ser aceptados por la mayoría. Cada uno debe elegir su nivel de compromiso con uno mismo y de como te quieres posicionar frente a los demás. Hay opciones con riesgos personales, otras que nunca te comprometen, simplemente te encuentras pastando plácidamente en el valle.

Al final, no sirven medias tintas, o te entregas a la realización seria de tu proyecto fotográfico o lo mejor es que adoptes la postura de usarla sólo como un divertimento.
Si renuncias al desafío de querer realizar algo serio te queda la alternativa del smarthphone y las redes sociales. En ese mundo de simulación hasta puedes imaginar que eres un fotógrafo. Lo peor de una fotografía digital es que el espectador perciba que la parte más importante es el retoque. Las mentiras y los cadáveres no se pueden ocultar mucho tiempo debajo de la alfombra.

William Egleston © Eggleston Artist Trust

William Egleston ©
Eggleston Artist Trust

Gérard Musy © Lustre

Gérard Musy © Lustre

Jürgen Klauke © Zweisamkeitsimaginierung, 1996/1997

Jürgen Klauke ©
Zweisamkeitsimaginierung, 1996/1997

Carlo Mollino ©

Carlo Mollino ©

  Arno Jansen © 1982 "Die Erwartung"


Arno Jansen © 1982 “Die Erwartung”

Comentarios

  • Domingo Alemán

    Gracias, interesante reflexion.

  • Un gran recurso, complicado de dominar pero que cuando se gestiona bien en cualquier tipo de fotografía, es mágico. En cuanto a los proyectos y a darle sentido al discurso… Ese es el verdadero reto del fotógrafo, lo demás, es saber simplemente aprender a usar una herramienta llamada cámara de fotos, y en su defecto, la ilustración con el retoque digital. Por cierto, me ha hecho sonreir que precisamente esta semana, aparezca en tu blog una fotografía del Sr. Dave Gahan. Saludos!

Deja un comentario