Las Sombras Del Tiempo

Colección Jesús J. Trasobares – Canadá 1898

Hoy mi amigo Jesús me ha enseñado su amplia colección de fotografía antigua.
Casi todo son piezas del siglo XIX, daguerrotipos, ambrotipos, ferrotipos, tarjetas de visita,
álbumes familiares de ferrotipos encuadernados, en definitiva la historia de gentes que ya nunca jamás serán recordados y cuyas imágenes, en muchos casos anónimas, duermen en el olvido.
Es una colección interesante, adquirida en mercadillos de Canadá, está formada por gentes que buscaron una mejor vida. Su localización geográfica va desde los Estados Unidos a las provincias
de Canadá.
En muchas piezas podemos ver el nombre de los fotógrafos y la localización de los estudios, en
uno de sus daguerrotipos encontró una carta escondida con una llamada desesperada: “Récuerdame”.
Imágenes de niños, mujeres, y sobre todo hombres con pocos recursos, aventureros en busca de fortuna y nuevos horizontes, componen en su mayoría la colección de ferrotipos.
Las tarjetas de visita están hechas en estudios más establecidos, acuden a ellos gentes con un
mayor poder económico, representantes de familias burguesas.
La fotografía se ha convertido en la memoria histórica de los pueblos, y de las gentes, estas colecciones forman una historia de miradas perdidas, y representan a los actores de  tiempos pasados. Son sólo una prueba de que existieron, igual que el París de Atget, gracias a sus fotografías vemos la ciudad que fue.
Es interesante el periodo que abarca esta colección, desde aproximadamente 1840 a comienzos del siglo XX.
Las inscripciones en el reverso de las imágenes son los restos de los náufragos de estas historias.
A mi estas colecciones me interesan más desde el punto de vista sociológico que desde el punto de vista del desarrollo de la fotografía.
La fotografía sirvió en aquellos años para comunicarse, para dar fe de la existencia de uno mismo, para representar la imagen propia, conocer a la futura esposa, o mostrar a los hijos.
Podemos decir que este invento supuso una revolución, como ha ocurrido recientemente con la aparición y desarrollo de internet, que ha alterado las formas de comunicación tradicionales del
siglo XX.

Colección Jesús J. Trasobares – Canadá 1898 – reverso

Hay una inscripción confusa con una tachadura en uno de los nombres. Puede significar que se equivocó y tachó el nombre de Jessin y se llama Hiram, o que se Jessin murió y el nombre de
Hiram Mondy pertenece al adulto que escribió la nota.
O tal vez el niño del centro de la fotografía fuese Hiram Mondy, y corresponde a un soldado canadiense que murió en 1917 en Francia.
La fotografía refleja lo efímero de nuestra existencia, nos debatimos en un periodo muy corto de tiempo entre nuestro nacimiento y nuestra muerte, éstas sirven para ver como fuimos en tiempos pasados, y para recordar a los otros que algún día estuvimos aquí.
Es el eterno discurso del arte, la vida y la muerte, eros y tánatos, siempre los seres humanos han necesitado expresar sus miedos y temores, la fotografía y el vídeo nos ha proporcionado a la
mayoría una herramienta útil para contar sus historias.
Pero la familia Mondy nos dejó las miradas de sus hijas en esta imagen y Bill Viola nos contó en su obra The Passing (1991), el nacimiento de su hijo y la muerte de su madre.
¿Como interpretarán los que habiten este planeta en el 2312 los vídeos y fotografías que se puedan encontrar?

Bill Viola, 1991 . The Passing

Deja un comentario