La Narrativa Visual, La Mirada y El Revelado Digital

rafael roa © 2011 – Carlos Pereira – Actor

Ayer una amiga mía, profesora de arte, opinaba que la fotografía no tiene narrativa visual y la
pintura si.
No pudimos establecer un debate serio sobre el tema, ya que estábamos en un una fiesta
degustando buenos manjares, en un ambiente distendido, pero hemos quedado emplazados
para un próximo debate que puede ser público.
Para mi es indudable, la fotografía tiene la narrativa visual que establece el fotógrafo.
Los fotógrafos somos contadores de historias, unas son hechos que suceden a nuestro 
alrededor, otras más intimas, y en una tercera categoría podemos encuadrar aquellas que
podemos definir como de ficción o creación propia.
Nuestras narrativas pueden tener estéticas realistas, surrealistas, abstractas, conceptuales…
podemos usar la metáfora o ser fieles a aquella parte de la realidad que queremos mostrar.
La narrativa visual no es más que la habilidad de contar una historia con una fotografía o con
imágenes en movimiento.
Es la mirada del fotógrafo la que selecciona lo que quiere mostrar y de que forma va a hacerlo.
Cuando haces un retrato, provocas una mirada o un gesto, la luz cambia al personaje que
fotografías y determina la estética de la imagen. Estas opinando sobre el sujeto y eliges como
quieres que el espectador vea al personaje que tienes al otro lado de la cámara.
El fotógrafo sigue tomando sus decisiones y éstas condicionan el resultado final.

Yuri Kozyrev ©

Javier Arcenillas ha enlazado una información del British Journal of Photography en una red
social. El artículo mostraba unas fotografías del fotógrafo Yuri Kozyrev realizadas para la
revista Time Magazine.
Kozyrev envía las fotografías al laboratorio 10B en Roma donde Claudio Palmisano revela digitalmente los archivos siguiendo las instrucciones del fotógrafo, antes de ser enviadas a la
revista. A mi esto me parece normal, porque la captura digital no es la imagen final.
Cuando fotografiábamos con diapositivas sabíamos que era la imagen final. Algunos de nosotros modificábamos sensiblemente la sensibilidad para alterar el contraste.
Es normal que en la captura digital se cambien los tonos, el contraste, y se ajusten los niveles.
La herramienta digital así lo requiere. El fotógrafo elige su estética siempre.
Cuando copiaba mis negativos de blanco y negro, el resultado final cambiaba dependiendo del
tipo de contraste del papel, de los reveladores utilizados y de las reservas que realizaba en el  positivado. Cada herramienta tiene sus procesos para llegar a la imagen final que  luego va a ser publicada.

Deja un comentario