La Desnudez Frente Al Destino

Rafael Roa © 2013

Rafael Roa © 2013

Nos queda la desnudez frente al destino. Las miradas duras y valientes afrontando la incertidumbre. Vivir el día a día sin planes de futuro, caminar por el filo de las injusticias, alimentar la rebelión contra el futuro que nos tienen planificado. No rendirse, ni claudicar, tampoco renunciar a nuestras ideas.
Ser valiente en los momentos difíciles, señalar con el dedo a los farsantes, a los oportunistas que hacen negocios a costa de los males ajenos y ocupan los lugares que no les pertenecen gracias a la difamación.
Todos estos principios que nos pueden servir en la vida, los podemos aplicar a nuestro trabajo creativo y a las relaciones que podemos tener en este ámbito.
Hace tiempo hablaba de las usurpaciones de las estéticas por algún heredero del todo a 100, afortunadamente en ese país también se encuentran grandes artistas como Miao Xiaochun, dueño de un discurso y estéticas propias.

Veo Mulholland Drive, de David Lynch y reconozco las estéticas del new color americano, el uso de la parte por el todo de Ralph Gibson, y la influencia estética de esta película en algunos fotógrafos de la pasada década.

Alimentarse para el trabajo creativo de las estéticas propias, de la cultura que uno adquiere y de las vivencias diarias, es completamente lícito. Como he repetido muchas veces nuestro trabajo es una síntesis de lo que somos. Con todo lo vamos guardando en nuestro interior es con lo que fabricamos nuestras obras. La búsqueda diaria, las experiencias, las sensaciones vividas y los conocimientos adquiridos, todo esto nos sirve para mirar hacia el futuro, racionalizar nuestro discurso, meterle unas gotas de intensidad, y agitando estos ingredientes seguramente obtendremos un trabajo del cual sentirnos satisfechos.

David Lynch © 2001 – Mulholland Drive

Comentarios

Deja un comentario