La Ceguera Pública, Rebelión Contra El Sistema / PHE 2013

Hanna Wilke © 1975

Hanna Wilke © 1975

He vuelto a ver el vídeo que grabé de la performance de la artista Sharon Hayes. Ella se había aprendido un texto de memoria del cual no comprendía su significado, al no conocer el idioma tampoco había entonación, ni ritmo.
Era un texto de sumisión, de suplica, para ella carente de sentido. Es la metáfora de la máquina que programada, ejecuta las ordenes a la perfección. No hay emoción, sólo alguien repitiendo obedientemente algo que ha aprendido. Analizamos la situación social, y vemos que las metáforas del arte son los planes del poder para el futuro de la población. Seres sin capacidad de rebelión, ni cuestionamiento de las injusticias ni de las tropelías que se cometen. Autómatas ciegos y sumisos, que no se escandalicen por los abusos del poder, y por la falta de ética política o pública. Fotografiar a un político o un tipo con poder es muy sencillo, sólo tienes que dar unos cuantos halagos en los momentos oportunos y esperar a que te muestren su estúpida sonrisa.

rafael roa © Carlos Divar, Presidente del CGPJ

Cuestionar el poder a través del arte. Hayes lo mostró en el MNACRS en 2012, en su exposición con varias instalaciones que hacen referencia a hechos históricos de su país. Lo malo de la globalización cultural es que los hechos locales se convierten en globales en aquellos países satélites, que están bajo la influencia de la metrópoli. Sin quitar ningún mérito a la obra de Sharon Hayes, me preguntaba esta tarde el por qué todavía no hemos tenido una gran exposición de Santiago Sierra en el Reina Sofía. La respuesta es sencilla, la censura del poder en el arte. Los trabajos de Santiago Sierra son siempre saltos sobre el precipicio, no sólo en el aspecto formal, si no también el el aspecto narrativo. Están cargados de intencionalidad política y social, se pueden convertir en una china molesta en el zapato de determinados estamentos del poder.

En la exposición Mujer. La vanguardia feminista de los años 70, comisariada por Sabine Schor y que podemos ver dentro de la sección oficial de PHE2013 en el CBA de Madrid, Sabine comentó que la fotografía y el vídeo habían sido las herramientas elegidas por las mujeres para expresar su rebelión ante el mundo del arte dominado por los hombres, como en el resto de las facetas de la vida. Esta forma de actuar mostró a la gente la desigualdad existente en la sociedad. La aceptación de estos roles como algo natural y la represión sobre ellas desde la educación para garantizar el funcionamiento del sistema. La exposición Women refleja la denuncia de esa situación y fue un primer paso para la consecución de unos derechos elementales dentro de la sociedad.
Las religiones y el poder siempre han querido unidades de reproducción y producción controladas para poder así más fácilmente tener un control de la sociedad. A esta interesante exposición le dedicaré muy pronto un post para profundizar sobre el tema.

Ante los atracos a la ciudadanía, los artistas tendrían que dejar de lado ciertas preocupaciones de promoción social, y ejercer un compromiso de denuncia ante una situación donde la moral, la ética y la honradez son vocablos olvidados.

Brigitte Jungerssen ©

Brigitte Jungerssen ©

Haley Jane Samuelson ©

Comentarios

  • Coincido contigo, en líneas generales, con el contenido de tu post, salvo en un aspecto concreto: la exposición que citas “Mujer. La vanguardia feminista de los años 70”, comisariada por Sabine Schor me ha parecido un compendio de trabajos infumables, tocados de ese tufo feminoide tan manido.
    En la mayor parte de los trabajos, se observa una gran falta de oficio –del de ser fotógrafo– y los mensajes implícitos me parecen maniqueos.
    Propuesta similares he visto muchas durante mis 20 años de profesor en Bellas Artes de la UCM de Madrid y sinceramente, no eran de las mejores alumnas/os sino de aquellas personas que te trataban de “colar” una paja mental con ínfulas intelectualoides.
    Una mera opinión, claro.
    Saludos y que no viva por siempre “El traje nuevo del Emperador”

    • No creo que toda la exposición de Women sea una colección de trabajos infumables como dices, creo que puede haber autoras que te interesen más o menos, o quizás no reconozcas ningún valor a ninguna, es un tema de gustos y opiniones personales.
      A mi por ejemplo nunca me ha interesado el trabajo de Cindy Sherman, como en la actualidad tampoco me interesan por su escasa aportación las obras de Rineke Dijkstra , porque me supone un déjà vu de obras de autores del New Color de los ’80.
      Creo que esa exposición hay autoras interesantes como Martha Rosler con la ironía de su vídeo “Semiótica de la cocina”, o Hanna Wilke, Birgit Jürgenssen, Ketty La Rocca, Ana Mendieta o Esther Ferrer, por poner varios ejemplos que van desde la instalación a la performance, y la fotografía.
      El movimiento feminista de los ’70 existió como lo hizo el Mayo del ’68, y en esos periodos de revueltas siempre han existido gentes que han hecho cosas interesantes y otros que se han colado bajo la pancarta de una etiqueta.

      Un abrazo,

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario