José Carreras

Rafael Roa©2007

Llegué a Barcelona a primera hora de la mañana en el AVE con mi cámara y
mis luces, me fui al Liceo al encuentro de la periodista que iba a cubrir la
entrevista.
Se iba a inaugurar una exposición de José Carreras en el Liceo, hubo una
rueda de prensa y Carreras visito la exposición con los periodistas y fotógrafos
que cubrían la información, mientras tanto yo montaba mi flash y mi paraguas
en una pequeña y discreta esquina y ya tenía muy claro el encuadre, el gesto
que le pediría y el plan B.
Funcionó a la perfección el plan A y la sesión no duro más de 10 minutos, el
encargo era para uno de los más importantes suplementos dominicales,
no había producción, ni esa troupe de ayudantes que rodean a los fotógrafos
americanos en los documentales sobre su trabajo.
A las 3,30 volvía en el AVE a Madrid y a eso de las 8 de la tarde subía al
ftp de la publicación las fotografías, por eso cuando recuerdo que el director
de alguna publicación nos enseñaba el Vanity Fair y te decía ” nos gustaría
algo en esta linea” a veces contestaba:
¿Me vas a dar la producción que tiene el VF para esa foto?
En este país eso es ciencia ficción.

Deja un comentario