Gail Albert Halaban

Gail Albert Halaban © De la serie Out My Window

Gail Albert Halaban (1970, Washington, DC, USA)  publicó el pasado otoño su trabajo “Out My Window” en la editorial Powerhouse. Es un trabajo de ficción el el cual recrea escenas con amigos o conocidos suyos que viven en apartamentos con vistas emblemáticas o curiosas de la ciudad de NY. Esta serie se centra el la mirada del falso voyeur que inventa realidades que no existen y se las presenta al espectador. Os he mostrado con anterioridad otros autores como el coreano In Sook Kim que también buscan esas tramas argumentales para sus obras.
Las sensaciones que me transmiten la obras de Gail Albert Halaban son muy diferentes a las de In Sook Kim. Gail pretende hacernos creer en la casualidad de sus escenas, cuando están cuidadosamente preparadas, excepto en una que un obrero de un edificio cercano se queda mirando a la mujer protagonista de la escena. Ella nos explica que es una ficción, pero su forma de fotografiar revela que pretende que el espectador crea que está delante de un autentico voyeur.
In Sook Kim nos presenta una ficción y es tan poderosa que la imagen nos satisface. Igualmente ocurre con los trabajos de otros autores como Erwin Olaf o Gregory Crewdson. Sus ficciones son poderosas y estéticamente perfectas. Gail se queda a mitad de camino entre lo que  podría ser una escena real y una ficción, y ésta última no tiene la fuerza del trabajo de otros autores que se han trabajado el tema. La falta de corrección de las verticales de algunos edificios denota ese intento de enmascarar la casualidad de la escena, y esta falta de ajuste técnico resta perfección a las imágenes. Otra serie de su trabajo es Hopper Redux. Ella fotografía los mismos lugares en Gloucester, Massachusetts, donde Edward Hopper pintó muchos de sus famosos cuadros. Busca con su mirada los cuadros de Hopper y nos sumerge en el recuerdo del pintor consiguiendo imágenes mucho más interesantes que en su serie anterior. En “This Stage Of The Motherhood” recrea la vida familiar de mujeres de clase alta, su relación con sus hijos, actividades sociales y sus cotidianos embarazos.
Ni el exceso de color, o toques de humor de algunas escenas me provocan el más mínimo interés por volver a ver esta serie. Después de ver esto me reconcilio con Richard Billingham. Cuando hablé con él durante la edición de PHE12, comprendí que no tenía otra salida que hacer ese tipo de obras, que están llenas de verdad y de la cruel realidad familiar en la que vive.
Si creas una ficción, ésta tiene que ser tan poderosa que no permita que el espectador vea las cuerdas de la marionetas.

Gail Albert Halaban © De la serie Out My Window

Gail Albert Halaban © De la serie Out My Window

Gail Albert Halaban © De la serie Out My Window

Gail Albert Halaban © De la serie Hopper Redux

Gail Albert Halaban © De la serie Hopper Redux

Comentarios

Deja un comentario