Ese Recóndito Hueco

Rafael Roa © 2011

Que tranquilidad y que brisa corre por aquí, que rica está la cerveza, y que bien te ríes y me miras, eso es lo que más me gusta de ti, eso y tu narración de la coreografía de Trisa Brown, tus opiniones sobre Ai Weiwei, o aquel debate acalorado sobre la modernidad,  y otras muchas cosas que no hace falta que te diga, pero sobre todo tus ojos, como me miras. Ayer vi a Ricardo III con una estrella de David, Ricardo III era Martijn Kuiperun tipo estupendo que conocí hace muchos años cuando trabajaba de modelo de moda y publicidad, ayer me regaló una fabulosa interpretación, y Jorge Eines un montaje y una dirección impecables, Carmen Vals estupenda como siempre.
A lo que iba, que rica está la cerveza y las croquetas que tanto te gustan, hablas poco cuando comes croquetas, no hay tiempo para filosofar sino para degustarlas.
Hoy se suicidó una muñeca de papel, se tiró a la basura, le tenía cariño, pero decidió tirarse desde el frigorífico con sus manolos, un pronto digno de una fashion victim, por algo tan banal no merece la pena hacer un duelo, lo leve sin sustancia es efímero, como los fuegos de artificio o las pompas de jabón.
Al final me quedo con ese recóndito hueco donde me gusta refugiarme, y sentir que una semana son más de siete días, lo demás no importa nada.
¡Martijn como gana Ricardo III contigo, enhorabuena compañero!

                                    
Martijn Kuiper como Ricardo III, dirección Jorge Eines
Teatro Español de 8 al 17 de Abril

Deja un comentario