Esa Puerta Pintada

Rafael Roa©

He decido hablar de esta foto hecha con el móvil, iba a desayunar el día de Año
Nuevo, la ciudad empezaba a dormir, estaba vacía, siempre me ha gustado la
idea de los diarios visuales, cuando aparecieron los primeros teléfonos-cámara
a comienzos de la pasada década empecé a pensar en que la vida se contaría con
estos dispositivos pequeños que la gente usaría para comunicarse y para más
cosas.
Sobre el 2003 publiqué algún portfolio sobre lo que yo llamaba phone-camera,
y era además de un teléfono un dispositivo para guardar momentos cotidianos
de nuestro entorno más cercano. Ahora usar estos dispositivos es algo normal,
nos sirven para compartir momentos a través de las redes sociales y mostrar todo
aquello que nos parece divertido o curioso.
A mi hoy me ha servido para que desde esta habitación de hotel os cuente una
pequeña historia de lo que yo bauticé años atrás como el hombre-captador, un ser
intuitivo que captura todo aquello que le parece curioso, los fotógrafos son esa
especie a extinguir y a ser sustituidos por el hombre captador, y se refugiaran en
pequeños escondites con olor a la química de los reveladores, e imágenes que
que surgen en la oscuridad, dentro de un revelador, en un acto casi mágico.

Deja un comentario