En La Carretera

rafaelroa© 2011 – On the Road – trailer
Siempre me gustaron las roads movies, la novela de Kerouac me impresionó cuando la leí en
mi juventud, era para mi una forma de vida, el camino, sabes cuando lo empiezas pero no sabes
cuando lo vas a acabar, para mi esa es la definición perfecta de viajero.
Meterse en un coche y salir por la primera carretera que tengas más cercana para huir de la
ciudad, sin rumbo, carreteras solitarias, poco transitadas, dormir a un lado, en la cuneta, donde
no te vean, despertarse con las primeras luces del día y seguir adelante, avanzar sin prisas
disfrutando del paisaje, y de quien te encuentres.
Quizás mitificamos las huidas sin rumbo como también a veces sobre valoramos las huellas, los
restos de los otros, lo que llamamos los restos de la historia y que yo los denomino los restos
del naufragio. Nada permanece para siempre, esta bien conservar nuestra historia, lo que hicieron
otros antes, generalmente dejamos la peor muestra y destruimos el resto, edificamos sobre los
cimientos.
El París de Atget no existe, él lo fotografió y lo dejó como prueba de un tiempo que ya
desapareció, lo vemos y a veces nos arrepentimos de haberlo destruido.
Hoy he tocado muros y pisado por donde hace 700 años pisaron otros que creían en dioses 
perfectos y que luego fueron asesinados por los jefes de la secta, lucha de poderes, que tiene
el poder que se mata por conseguirlo.
rafaelroa©2011
La carretera sigue, un amigo viajero me habla de su nuevo amor en el norte, donde las noches
son eternas en invierno y los días infinitos en verano, dice que viajando sin rumbo encontró
unos ojos azules que le miraron, al final se quedo junto a ella, no podía despertarse sin ver esos
ojos cada día, dejo el camino y se quedo en un lugar que nunca soñó, al borde de un lago en
verano, que se convirtió en hielo al llegar el largo y oscuro invierno. 
rafaelroa©2011 – still de vídeo

Deja un comentario