El Valor De Las Cosas

rafael roa © 2011 – Mónica – Bailarina

Correr como Murakami como excusa para escribir un libro y ver las piernas de las corredoras que
van delante, o escapar del ruido dentro de un parque al amanecer.
Woody Allen me da claves en su película Desmontando a Harry (1997) sobre el caos,
la soledad y las angustias que a veces aparecen ante nosotros como fantasmas que
han llegado para quedarse.
Llevo varios días reflexionando sobre el olvido, sobre cómo somos capaces de arrinconar el
talento.
Mi amigo José Luis Temes, Premio Nacional de Música en 2008, director y compositor de prestigio internacional ha realizado la primera grabación mundial de las 3 sinfonías de Tomás Bretón.
No pude ir a su presentación hace una semana pero me ha llegado la grabación, un valioso regalo.
En este país no se incentiva la programación de compositores españoles dentro de las temporadas
del teatro Real o del Auditorio Nacional
Nunca había escuchado anteriormente las sinfonías de Bretón, y me he quedado enamorado de su tercera sinfonía, quizás la que más duramente fue tratada por la crítica de la época.
Si este compositor se llamase Thomas Brethonov y fuese de Odessa, podría haber tenido otra valoración en este país. El valor de las cosas se mide siempre a través de los criterios subjetivos de aquellos que dirigen el tráfico y escriben la historia.
Por estas cosas se entierran talentos que otros tardan años en rescatar del olvido, como en el caso de las sinfonías de Tomás Bretón.
Fui a la exposición de Eija Liisa Ahtila y me lleve una pequeña decepción en relación con sus obras anteriores. Los precios a los cuales vende sus obras es 25000,00 € por fotografía y 150.000,00 €
por la vídeo instalación.  Supongo que este es el valor del mercado y que las debe de vender a este precio en las exposiciones internacionales que realiza.

Rafael Roa © José Luis Temes, Director y Compositor, Premio Nacional de Música 2008

He elegido esta fotografía de Mónica, una joven bailarina, por su mirada llena de osadía.
Quizás debamos de ser osados, valientes, creer en nuestro trabajo y en nuestras ideas y
defenderlos hasta el final.
El comentario sobre fotografía se me ha ocurrido al ver una imagen en Facebook.
Producimos millones de imágenes diariamente con todo tipo de artilugios, y las compartimos
en cualquier foro de internet.
Uno se cansa de ver fotos tan malas que son una bofetada visual a quien las contempla.
Uno de los errores más comunes es el uso del 18-55 mm objetivo standard de muchas cámaras
de aficionado. Con esta lente se están acumulando una de mayores colecciones de cabezones y
paticortos. La gente no se separa del sujeto para buscar la perspectiva correcta con la distancia
focal adecuada, usan el zoom a un 18 mm y cabezón al canto.
No paro de repetir en mis cursos de iniciación que el uso adecuado de las distancias focales específicas de los zoom para cada imagen y la altura a la cual debemos fotografiar con relación
al sujeto nos garantizará por lo menos la obtención de fotografías correctas.
El contenido y las narrativas visuales, eso es ya otro cantar.

Deja un comentario