El Poder

Rafael Roa © 2008

Llevo unos días leyendo y escuchando las opiniones periodísticas y de la gente
sobre que ZP no será candidato de nuevo, la verdad es que a mi me la sopla,
pero aprovechando esta imagen del poder que hice hace años he decidido opinar,
total será una opinión más del tema. Creo que ya he escrito en este blog alguna vez
mis reflexiones sobre quien detenta el poder real y los presidentes de comunidad
que hacen el trabajo sucio de manera local. Las reacciones han sido las esperadas,
la oposición cuyos candidatos llenan los juzgados con asuntos de corrupción,
reclaman elecciones anticipadas, dentro del PSOE los aspirantes toman posiciones
y se buscan los apoyos necesarios, los empresarios miran el espectáculo, la prensa
según su color echan leña al fuego para ganar dinero, y la gente opina de una forma
acalorada, otros vaticinado un futuro mejor y otros criticando lo que debió hacer y
no hizo. Las más irritantes de las opiniones son las de aquellos sujetos que confunden
lo público con lo privado, y en economía defienden el liberalismo a ultranza,
pero callan como ratas cuando el estado sanea con dinero público a los bancos
que están en dificultades por la mala gestión de los propios banqueros.
Mis criticas son la omisión, el no ejercer el poder de forma firme, el gobernar
para la derecha económica y para la Iglesia, el no saber tomar las decisiones
que debía de haber tomado, defendiendo los intereses de sus votantes y su
propio programa, en definitiva un hartazgo de talante y mano blanda.
Me río de aquellos que piensan que porque cambien los actores va a mejorar
la vida económica del país, muchos de ellos ingenuos y malcriados niños
de los ’70, ahora son sujetos en la cuarentena, profesionales que piensan que
esta crisis se solucionará porque gane el partido de la oposición, y “zás”
fuera crisis. Sufrimos un problema grave de estructura económica, este país
ha estado viviendo apoyado en la especulación inmobiliaria y el blanqueo de
dinero negro que se produjo con la llegada del euro y de las subvenciones
de la UE, todo eso se acabo, no hay tejido productivo ni nada sólido, nada
sobre lo que cimentar una nueva estructura económica, por eso me río de
su perversa ingenuidad de los que se creen sus mentiras con esas sonrisas
estúpidas de felicidad.
Veremos a ver que pasa con el nuevo presidente de nuestra comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *