El Lenguaje Fotográfico

Lise Sarfati © On Hollywood

Lise Sarfati © On Hollywood

Escribir con faltas de ortografía es similar a fotografiar sin conocer el lenguaje fotográfico. Si no respetamos los códigos de composición necesarios para fotografiar correctamente, nuestras imágenes  no mantendrán el interés del espectador experto más de 3 segundos. Los errores de composición producen que la fotografía nos provoque un rechazo al primer vistazo.

Lise Sarfati y su serie “On Hollywood” es el ejemplo que pongo a mis alumnos de lo que no se debe hacer nunca, con anterioridad he comentado antes de este trabajo. El desprecio por la herramienta y por el lenguaje son las causas principales para tomar fotografías confusas en las cuales no exploramos el motivo principal, porque es imposible leer esas imágenes correctamente. Evidentemente puede haber personas que consideren la forma de trabajo de Sarfati como una opción estética. Yo les sugeriría que comparasen la serie de Sarfati con alguna obra de Saul Leiter. Usar el caos no es fácil, unos los consiguen integrar en la obra y otros no.

La interposición de planos, el equilibrio, y los golpes de luz y color en las esquinas de las fotografías producen siempre un caos en la lectura de esas imágenes y una salida rápida en la visualización de las mismas, que nos conduce al inmediato olvido de lo que hemos visto segundos atrás. Cada día esto es más frecuente y lo vemos en exposiciones, concursos y en publicaciones de información general. Supongo que cuando la mayoría se acostumbra a consumir una cosa no piensa ni se cuestiona lo que realmente se está viendo. Las fotografías de los grandes maestros del medio suelen ser impecables, no hay nada que nos distraiga del contenido principal. No estoy refiriéndome solamente a los maestros del siglo XX, sino también a los grandes nombres de la fotografía contemporánea actual.

La falta de una buena formación sobre el lenguaje fotográfico facilita que todo sea más fácilmente digerible por la mayoría sin que se les atragante, comen de todo sin saber valorar lo que se echan a la boca. Cuando no tienes el paladar educado, la comida rápida te debe de parecer una maravilla, por eso muchos flipan con las capturas de usar, modificar y tirar a una red social para la admiración de los otros.

La falta de reflexión en la toma, la automatización de las capturas con los móviles y cámaras, y el ansia del minuto de gloria son unas de las causas de la falta de criterio a la hora de realizar una toma. Lo preocupante no es que esto ocurra en el nivel de los aficionados, sino que lo veamos en niveles profesionales que deben de ser la referencia para aquellas personas que se encuentran en un proceso de formación. Después del ejemplo del trabajo de Sarfati, os dejo con algunos fotógrafos que yo considero impecables en sus obras.

Saul Leiter ©

Saul Leiter ©

Robert Frank © Trolley-New-Orleans 1955

Robert Frank © Trolley-New-Orleans 1955

Erwin Olaf ©

Erwin Olaf ©

Richard Misrach ©

Richard Misrach ©

Franco Fontana ©

Franco Fontana ©

William Klein, Smoke and Veil, Vogue Paris 1958

William Klein, Smoke and Veil, Vogue Paris 1958

Comentarios

  • Fantástico análisis de una lacra del lenguaje fotográfico actual, aplicable también a la comunicación en el amplio sentido de la palabra. Gracias por tus reflexiones. Un saludo,

  • Enrique

    Fantástico análisis, bien escrito, con contundencia, seguridad, y la confianza de un experto.
    No puedo estar mas de acuerdo.
    Instagram está haciendo mucho daño.
    Un abrazo.

  • julian

    Magnífico post. entiendo y sigo el lenguaje fotográfico. Pero tambien entiendo que se pueden romper las reglas a veces para forzar a un caos o crear sensaciones. En lo que creo firmemente es en el conocimiento, incluso para saltarte las normas por algun fin menos estético.

    • rafaelroa

      Completamente de acuerdo contigo, saludos

  • Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario