Edward & Charis

Edward Weston & Charis Wilson
Cuando Weston hizo las series de los desnudos de las dunas con Charis Wilson él
tenía 48 años y ella era una preciosidad de 20 años con mirada fresca y un cuerpo
escultural. Esa fue la seducción del fotógrafo con su modelo y el comienzo de una
colaboración creativa que forma ya parte de la historia de la fotografía.
Quizás fuesen en su vieja camioneta buscando las dunas cuando Charis le sugería
una localización por donde dejar rodar su cuerpo desnudo antes de la toma.
Lo único cierto es esas fotografías son obras maestras y han influido a muchas
generaciones de fotógrafos, gracias a esta relación creativa y emocional en la
cual ambos pusieron lo mejor de si mismos en el momento de la creación, surgen
trabajos tan poderosos que son eternos.
Esta es la principal diferencia entre entregarse a la realización de un trabajo
con la misma intensidad que uno se entrega cuando ama, o hacer un trabajo
con la actitud de un frío criminal siguiendo una corriente del mercado.
Las obras con las que generalmente conectamos son aquellas que tienen esa
intensidad y sinceridad en el momento de la creación, los sacamantecas y asalta
caminos del talento de los otros nunca llegaran a que nos emocionemos con sus
patrañas de plagios oportunistas y falsos.
Weston fue un innovador en su tiempo, no sólo esta maravillosa serie de desnudos
sino por las fotografías de sus pimientos vistos desde un contexto diferente, buscando
que el espectador encontrase otra narrativa visual a una simple naturaleza muerta.
 
Edward Weston – Charis Wilson en las dunas
Edward Weston – Charis Wilson

Deja un comentario