El Vacío Interior

Rafael Roa © 2012

Los espacios vacíos y la noche me producen una gran atracción. El silencio, la soledad de los espacios, la calma y el calor de las noches del verano forman un cocktail muy difícil de poder rechazar.
En ocasiones vas caminando por calles por la cuales pases habitualmente y no reparas en los espacios. La noche los transforma. Un callejon de cemento y pintadas con una peluquería a un lado y un banco a otro no es nada atractivo de día. La oscuridad oculta todo aquello que sobra y los dota de un interés diferente, los transforma.
Un trípode y una exposición correcta hacen el resto. En el caso de esta primera imagen es sólo un boceto, pasaba por allí y lo vi y no pude evitar sacar la cámara, subir la sensibilidad y disparar a mano. La haré como de deben de hacer estas fotografías. Un día de esta semana volveré a este callejón cercano a mi casa y repetiré la toma. Muchas veces nuestros estados de animo se reflejan en las imágenes que realizamos.
Atget el maestro de fotografiar las ciudades reflejaba sus sensaciones en aquellas calles solitarias de aquel Paris que ya se ha transformado.
Todo cambia, las ciudades se modifican por las huellas destructivas de los hombres, el dinero fácil de la especulación que alimenta a la corrupción política, no se detiene ante las huellas de la historia que debía de ser conservada.
El alcalde Manzano en un caluroso mes de agosto destruyó todos los restos hallados en el subsuelo de la Plaza de Oriente para la construcción de un parking. La puerta de Valnadú estaba cerca de plaza de Ópera y todo el barrio árabe se extendía por la Plaza de Oriente hasta las murallas de la Cuesta de la Vega. Todos esos restos de casas, con restos de utensilios fueron destruidos.
Los espacios que fotografiamos están unidos a nosotros de alguna forma. La atracción que tenemos por ellos definen porque los elegimos.
Solamente hay que usar la técnica para obtener las imágenes que hemos previsualizado. Quizás la nueva toma sea técnicamente más perfecta que el boceto, pero no se si sentiré lo mismo que cuando hice esta toma, creo que no. Los estados emocionales suelen ser irrepetibles.
Ver y fotografiar para tapar nuestros vacíos interiores.

Rafael Roa © 2010

Deja un comentario