Distinto y Diferente

Juergen Teller © – Vivienne Westwood

El año pasado Photoespaña nos trajo a Juergen Teller, ese díscolo fotógrafo de moda, recuerdo que fui a ver la exposición con mi amigo Gabriel Corchero, con él tengo amables discrepancias sobre fotografía, arte y algunas cosas más.
Mi sensación sobre este fotógrafo fue que es un falso provocador con extrema necesidad de epatar al espectador con sus fotografías, como aquella chica del instituto que te invitaba a sus fiestas para ponerse encima lo más guay o pasarte por las narices ese último vinilo traído de USA y que no estaba aquí. Este tipo de gente nunca me han interesado, fotografiar desnuda a una vieja dama de la moda con su vello púbico pelirrojo sólo puede servir para el calendario erótico de la residencia de ancianos, eso no da ningún aporte estético novedoso, ni tiene nada de transgresor, sino simplemente puede servir de chismorreo para ese mundillo de los trapos.
No hay ningún plus que nos permita perder el tiempo en fotografías como esta ni en un tipo que quiere ser l’ enfant terrible del mes.

Nan Goldin ©

Por que me interesan autores como Nan Goldin, Araki y otros, por sólo poner dos ejemplos, porque hay verdad en sus fotos, se palpan las sensaciones que pasaban cuando se tomó la fotografía, hay intensidad, verdad, y el compromiso del fotógrafo de ser testigo de algo y querer contarlo mientras ocurre, captar esos instantes para compartirlos con el espectador. Lo falso no me interesa, ni todo aquello que sólo sirve para un patético cotilleo de peluquería o de maquina de café, vivimos en un mundo en que las imágenes nos invaden desde que nos despertamos, las consumimos como churros, y luego en su gran mayoría las olvidamos al momento como si tuviésemos memoria de pez.
Me interesan todos aquellos que tienen un trabajo que les define, un trabajo hecho con el convencimiento de sus ideas y con la elección de su propia narrativa, de su mirada, los falsos sólo sirven para que sus libros sean pasto de las rebajas de esas librerías ocasionales que te encuentras en cadenas de restaurantes y que ojeas cuando esperas a alguien.
El éxito y la fama nada tienen que ver con un poderoso trabajo creativo, podemos poner millones de ejemplos de gente que tiene mucho éxito con un trabajo mediocre, pero lo sublime lo ves al instante, te llega directamente al corazón.

Araki©

 

Deja un comentario