!Danzad, Danzad Malditos¡

Rafael Roa © 1992

Cuando este post se publique nos quedaran 24 horas para el que año acabe y estemos
de nuevo levantando nuestras copas, a ser posible de champagne francés que me
sienta mejor que el cava, para dar la bienvenida al nuevo año, y este rito se habrá
repetido de manera sistemática de Este a Oeste, todos brindarán, cantarán y se
besarán repitiendo el instante como cada año.
Otros estarán en sus puestos de trabajo, o lo pasarán en soledad, algunos morirán y
otros nacerán, y al final en todas las grandes ciudades se acumularan las basuras
que son los restos del naufragio de la celebración.
Repetimos los ritos sin prácticamente ninguna modificación sobre el año anterior,
por unos instantes muchos olvidarán sus problemas y otros desearán con anhelo que
sus deseos se cumplan lo antes posible con la llegada del nuevo año, es como si de
una forma automática muchos quisieran borrar el pasado y echarse en los brazos
de ese nuevo amante que se llama futuro.
Por eso que cada palo aguante su vela y que cada uno haga éste tránsito como
le dé la real gana o pueda.

Deja un comentario