Cenas de Navidad

Rafael Roa © 2004
No me gusta la Navidad, este periodo que comienza con las cenas de empresas,
de amigos, de compañeros de trabajo, y donde sujetos que son antagónicos
se soportan o lo lo fingen bajo un aspecto de sonrisas estúpidas y falsas.
Se repiten los mismos rituales, comidas eternas, cenas con copas, karaoke ridículo,
churros al amanecer, el jefe buitre intenta tirarle los tejos a alguna secretaría de
buen ver, el pelota se humilla más de lo normal y aprovecha para dar a algún
chivatazo del que pueda sacar provecho. Así se bendice el sistema, todos repiten
los rituales año tras año, es imparable, supongo que como fue el circo para los 
romanos. A las masas hay que quitarles las inquietudes, que no piensen, que vayan
solo detrás de su propia codicia y se dediquen a satisfacer sus más bajas pasiones,
cuanta menos reflexión haya en sus vidas, más fáciles son de manejar.
Bajo esta premisa se rige el sistema y aquellos que lo cuestionan no “son guays”,
mejor no pensar, seguir empujando la noria año tras año, eso si, las Popes de la
moda recomiendan dos gotas de Channel nº 5 en el cuello, y el cerebro vacío.

Deja un comentario