Currently viewing the tag: "Fotografía"
María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García de la Vega (1956, Madrid), es una fotógrafa cuya obra se centra en la búsqueda del paisaje, su belleza y grandiosidad. Su contemplación es una invención cultural que evoca el paraíso perdido y la belleza de la naturaleza. Nos podemos remitir al párrafo de San Agustín que leyó Petrarca en la cima del monte Ventoux:Y los hombres van a admirar la altura de las montañas, la enorme agitación del mar, la anchura de los ríos, la inmensidad del océano y el curso de los astros y se olvidan de si mismos”. (1)

María Antonia estructura su obra sobre esta temática en una trilogía que ha llamado Memorándum Natura, la primera parte dedicada a los bosques, la segunda a la montaña y la tercera al agua. Nos presenta su trabajo en un exquisito blanco y negro, basado en la tradición de este tipo de fotografía que nos ha emocionado durante años y su mirada nos remite a los grandes clásicos del genero. Es una obra que nos transmite las emociones de la autora al presentarse delante de la fuerza de la naturaleza y captar su esencia, bajo los matices de las luces y las sombras, que han sido reproducidos con la precisión necesaria para hacer participe al espectador de las sensaciones del proceso creativo.

Memorándum Natura I, Los Bosques, se está exponiendo en la Galería-Librería Raylowski de Valencia y Memorándum Natura II, La Montaña comenzará a exhibirse en la sala Amárica de Vitoria a partir del próximo 16 de marzo que será la inauguración. Es una gran oportunidad para ver en directo el trabajo de esta autora y disfrutar del mismo. Podéis adquirir el libro Memorándum Natura en el siguiente link.

(1) Alberto Ruiz de Samaniego – Paisaje Fotográfico, Entre Dios y La topografía (pag. 9)

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura II, La Montaña

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura I, Los Bosques

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura I, Los Bosques

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura I, Los Bosques

María Antonia García De La Vega © De La serie Memorándum Natura I, Los Bosques

Portada del libro Memorándum Natura que podéis comprar en su web.

Portada del libro Memorándum Natura que podéis comprar en su web.

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano (1955, Barcelona) es un fotoperiodista especializado en fotografías de viajes y documental. Poseedor de una amplia experiencia, tiene la sensibilidad necesaria para realizar temas relacionados con la salud y las enfermedades infantiles. Fotógrafo de National Geographic domina el instante, captura los momentos decisivos desde la perspectiva correcta. Utiliza en color con maestría, usándolo como una herramienta fundamental de sus imágenes.

Tino nos habla de sus influencias y sus comienzos: “Mi primera gran influencia se la debo a John Hedgedcoe (1932-2010) que publicó un libro titulado “El arte de la fotografía en color” en donde explicaba la importancia de entender las “relaciones especiales y a menudo sutiles entre los diferentes colores”. También describía en esta obra el poder psicológico y emocional que el color puede tener en el espectador. Ciertos colores, afirmaba, consiguen que la gente reaccione de una determinada manera. También Cheico Leidmann, Ernst Haas, Jay Maisel, Pete Turner, Helmut Newton , José Manuel Navia y más recientemente David Alan Harvey y Alex Webb han ejercido un enorme impacto en la forma en que veo y fotografío en color.”

Tino Soriano expondrá en Madrid y su trabajo “Color a la vida” servirá de marco para el festival de documentales “Travelling 2017” que se celebrará en Madrid del 6 al 10 de marzo próximos. La inauguración de la exposición de será el próximo 6 de marzo a las 20,30h en B the travel brand Xperience, Calle Miguel Ángel 33, 28010 MADRID. Es una oportunidad para ver el trabajo de un fotógrafo muy experimentado en el manejo del color y la fotografía de viajes, y para mi reencontrarme con un amigo.

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Tino Soriano ©

Rafael Roa © 2015

Rafael Roa © 2015

Los recuerdos vuelven de vez en cuando en forma de imágenes no visibles, sólo yo soy capaz de recrearlas vagamente en mi interior. Son las sensaciones vividas las que me transportan mentalmente a esos lugares invisibles y me provocan la búsqueda infructuosa de aquellos instantes. Ya no hay texturas, ni olores, ni sonidos, ni imágenes, sólo intentos vanos de recrear lo imposible. Todo se ha desvanecido, y nuestros cuerpos reflejan las huellas del tiempo, la perdida de la fortaleza y de esa energía vital que creíamos que sería eterna. El amor, como las esperanzas de los valores que creíamos importantes y eternos se han perdido en una especie de agujero negro. La memoria se desvanece y las imágenes que poseemos de aquellos instantes sólo transmiten una referencia lejana en un objeto plano. No hay nada que podamos rescatar de aquello. Las imágenes son sólo un recordatorio de algo inexistente. El tiempo no tiene tecla de rebobinado como apuntaba Nam June Paik. Sus obras de vídeo eran una rebelión frente al alienante medio de la televisión. Las imágenes se producen, se usan y se olvidan, y muy pocas forma parte de las referencias históricas o culturales. El arte es un mercado de productos decorativos, usado por una parte de poderosos delincuentes para blanquear el dinero negro de sus turbios negocios. Casualmente son estos los que influyen en las tendencias especulativas del mercado del arte.

Las imágenes se usan como sustitutivos de las palabras, nos sirven para comunicar que hacemos, donde estamos y que queremos comprar. Compartimos esas imágenes con celeridad y una vez recibido el mensaje dejan de tener utilidad. No hay ninguna intencionalidad intelectual en su producción, es un acto mecánico y las personas se han convertidos en capadores involuntarios, con una adicción imparable a la producción y distribución de esas capturas cotidianas. Vivimos tiempos diferentes y la estética de las capturas digitales no tiene nada que ver con la estética de la fotografía que hemos estudiado. La fotografía como herramienta de expresión artística también sufre un cambio continuo que está condicionado con las nuevas tecnologías y los factores del mercado del arte.

Rafael Roa © 2012 Still de Vídeo -Last Dance

Rafael Roa © 2012
Still de Vídeo -Last Dance

Piero Manzoni © 1961 Merda d' artista

Piero Manzoni © 1961 Merda d’ artista

Se supone que el artista debe dominar las herramientas que decide utilizar en la materialización de sus ideas para producir una obra de arte. Se debe conocer la técnica de la herramienta para que el espectador no se lleve una impresión de que aquello que le están mostrando en la galería carece de la calidad mínima, y que no está a la altura del artista que expone dicha obra. Igual que cuando acudimos a la representación de una ópera no damos por bueno que la orquesta vaya desacompasada o que la soprano desafine. En fotografía o en vídeo podemos transgredir con el uso de la herramienta, desenfocar imágenes, manipularlas, y todo aquello que se nos ocurra, pero el todo final tiene que tener esa calidad por la cual el espectador se ve seducido y el coleccionista dispuesto a comprar esa pieza. Habitualmente yo publico en mi blog todo aquello que considero interesante, no tengo ninguna obligación de hacer una crítica positiva de aquello que no me convence, y lo que no considero adecuado no hablo de ello. No tiene ningún sentido para mi hacerlo, mi tiempo es oro, y no consigo nada con ello. Es responsabilidad del artista producir obras de calidad que no parezcan un mal ejercicio de una escuela de fotografía. Al final mi opinión es mía y puede no ser convergente con otras que yo considero respetables, se puede discrepar perfectamente sobre cualquier tema. Considero que una obra de arte debe de tener esa calidad que ayude a potenciar el concepto y seduzca al espectador. Mi blog es libre, está sujeto a mi derecho de publicar lo que quiera y cuando quiera, nadie me paga por lo que hago y eso me hace completamente independiente.

Metrópolis de Fritz Lang (1928)

Metrópolis de Fritz Lang (1928)

La producción de una imagen es producto de una captura irreflexiva o de una mirada subjetiva y reflexiva. Esta segunda consideración nos remite a la intención artística de la fotografía. La primera se reduce sólo al uso del disparador de la cámara como elemento masturbador de la misma, como apuntaba Cartier-Bresson. Y en los tiempos actuales se fabrican una gran cantidad de capturas de imágenes irreflexivas que son olvidadas casi al mismo momento de haber sido producidas. Las capturas digitales son compartidas y exhibidas sin pudor en las redes sociales, y las estas son las referencias de los diarios visuales de quienes las comparten, en definitiva el la máxima expresión del exhibicionismo. Este olvido inmediato de las imágenes que sucede prácticamente instantes después de ser vistas nos lleva a la aceptación de la falta de significado de las mismas. Esto ocurre con la información de las tragedias colectivas, no sirven de ningún tipo de concienciación social.

Las vanguardias reflejaron la rebeldía y las ansias de cambio, una nueva estética artística y visual no exenta de una crítica política. Unas nuevas formas de crear y comunicar con las imágenes, una nueva forma de ver que se alejaba de la perspectiva clásica. En la actualidad el poder económico dirige y planifica el desarrollo del negocio del arte. Seleccionan lo que van a potenciar como referentes estéticos y marginan todo aquello que puede representar una crítica al sistema o que incentivasen reflexiones que despertasen la mansedumbre de los receptores y consumidores del arte. Los nuevos pensadores del apropiacionismo nos anuncian con frases apocalípticas la llegada de los nuevos tiempos, que vendrán acompañados del uso de la robótica y de la inteligencia artificial. La mayoría del arte que consumimos son piezas inofensivas y decorativas. El interés individual de los “artistas” se centra en sentarse lo más próximo a quienes detentan el poder de la exhibición y les puedan hacer un hueco bajo los focos. Si para esto tienen que convertirse en imitadores de las tendencias de moda lo consideran como un peaje que es necesario pagar. Hemos visto durante la primera década de este siglo como las ferias de arte se inundaban de fotografías imitando a los exitosos miembros de la Escuela de Dusseldorf.

El discurso apropiacionista va en paralelo a los usos que el poder económico emplea, y resulta curioso ver la manga ancha que le dan sus defensores al uso de las imágenes de otros en contraposición a lo denostado e ilegal del plagio literario. Cuando las palabras, las ideas y las imágenes pertenecen a aquellos que las producen. Todos tenemos en la mente el caso del famoso artista norteamericano que lleva toda la vida robando imágenes de otros y con una pequeña modificación las registra como propias. Lo último ha sido la reproducción de imágenes de una red social que ha ampliado y vendido como propias a precios escandalosos. Esto es similar al discurso del ideólogos del net-art que consideran que las imágenes que capturan de la red les pertenecen. Estas actitudes son puramente ideológicas y definen a la época que estamos viviendo, reflejando la perdida de la ética del trabajo, que ha sido sustituido por la habilidad para la especulación y el beneficio rápido.

La apropiación de las imágenes pertenece a la modernidad ideológica actual, igual que la apropiación de caudales públicos pertenece a la corrupción política. El arte está dirigido por el mercado que selecciona y difunde aquello acorde a las necesidades de transmisión de un pensamiento dirigido. Este fenómeno global es una representación de la nueva ideología social que el poder esta fabricando sin ningún tipo de oposición.