Currently viewing the tag: "arte contemporáneo"
Lewis Baltz ©

Lewis Baltz ©

Vivimos unos tiempos en que los que quieren tener éxito o creen haberlo alcanzado proclaman a los cuatro vientos que ellos emplean un 70% de su tiempo en vender lo que hacen y un 30% a producirlo. Todo se basa en el marketing salvaje del humo que venden y tiene esa inspiración del nazismo con esa frase de Göbbels: <<una mentira repetida mil veces se convierte en verdad>>.

Venderse al precio que sea, ocultar nuestra ignorancia y aparentar que lo sabemos todo y que cualquier cosa que producimos es tendencia y vanguardia. No hay espíritu de autocrítica, todo lo que hacen vale, y generalmente este tipo de sujetos se toman cualquier crítica ya sea en un periodo de aprendizaje o posterior como una afrenta personal. Sobre todo lo importante es ocultar sus carencias, seguir aparentando que son expertos en aquello que desconocen y mantener su comportamiento ególatra como escudo para ocultar su ignorancia. Estas actitudes de las masas posmodernas que se agrupan en torno a las modas imperantes y a las etiquetas del momento tienen éxito en todos aquellos individuos que aspiran a conseguir un cierto status en la actividad a la que se dediquen con la ausencia del esfuerzo y la ética del trabajo. El peligro de estas actitudes es el contagio masivo que producen, cuyo dios se encuentra en ese rincón del vago, del cual extraer cuatro frases de moda para aparentar que saben algo. Si esto les falla les queda el plagio, buscar algún autor que pudo haber hecho algo rompedor hace cuarenta años y con un par de retoques adaptarlo como si fuese una idea original. Todos estos comportamientos son consecuencia directa de la corrupción generalizada existente en el planeta, la economía de la especulación que altera el precio de las cosas sin haberse producido transacciones reales. Se premia el pillaje, a los impostores y los asaltantes que se ocultan sigilosamente en cualquier lugar. Los ególatras se pasean con la altivez que oculta su ignorancia, como modelos efímeros en una pasarela de patéticos personajes.

He elegido para ilustrar este post dos imágenes de Lewis Baltz, un gran artista del cual podréis disfrutar en la Fundación Mapfre de Madrid hasta el mes de junio.

Lewis Baltz Monterey, de la serie The Prototype Works, 1967 Copia en gelatina de plata 20 x 25,2 cm Galerie Thomas Zander, Colonia ©The Lewis Baltz Trust

Lewis Baltz Monterey, de la serie The Prototype Works, 1967 Copia en gelatina de plata 20 x 25,2 cm Galerie Thomas Zander, Colonia ©The Lewis Baltz Trust

Roger Ballen © Face Off, 2010, archival pigment print

Roger Ballen © Face Off, 2010, archival pigment print

Roger Ballen (1950, NY) expone en la galería londinense Hamiltons su trabajo The Theatre of Apparitions desde el 17 de marzo al 21 de abril. Hace unos años tuvimos la suerte de recibir una clase magistral de este artista en el Centro de Arte de Alcobendas, tanto los alumnos de PIC.A como las personas que estuvieron presentes recordaran esa conferencia. En esté trabajo las imágenes que parecen venir del subconsciente estan inspiradas en los dibujos tallados a mano sobre los cristales oscuros de una prisión abandonada de mujeres. Ballen experimentó con pinturas de aerosol sobre vidrio produciendo estas imágenes que pueden asemejar pinturas rupestres que nos transportan a un mundo onírico lleno de misterio, angustias y oscuridad.

Emma Calder y Ged Haney han dirigido una animación en 2D de este trabajo de Ballen que podemos ver en la web del artista. Este nuevo trabajo se ha materializado en un libro que podemos adquirir desde este link. Como siempre Ballen no nos deja indiferentes, este trabajo es soplo de aire fresco entre tantas imágenes repetitivas que nos encontramos en las galerías y publicaciones que se nos ofrecen a diario y se aleja de esa estética oficial de la mayoría de “artistas” que inundan las ferias de arte contemporáneo.

Roger Ballen © Feeding, 2012, archival pigment print

Roger Ballen © Feeding, 2012, archival pigment print

Roger Ballen ©Waif, 2012, archival pigment print

Roger Ballen ©Waif, 2012, archival pigment print

Roger Ballen © Ghostriding, 2011, archival pigment print

Roger Ballen © Ghostriding, 2011, archival pigment print

Vista de la exposición en la galería Hamiltons de Londres.

Vista de la exposición en la galería Hamiltons de Londres.

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens, (1956, La Haya, Holanda) es un fotógrafo que lleva fotografiando a su hija desde 1995. Inicialmente quería captar el cambio de la niñez a la adolescencia. Posteriormente inició una serie inspirada en la pintura holandesa del siglo XVIII, de una forma casual al ver a su hija quitarse un sombrero. Con elementos cotidianos recrea personajes que pueden salir de las pinturas de los grandes maestros holandeses. Sus obras han servido de inspiración a creadores como Elton John y Alexander McQueen. La iluminación de sus imágenes es un claroscuro clásico que potencia al personaje, y el minimalismo de los complementos cotidianos nos evocan a personajes de otras épocas. Varios retratos de su hija Paula recuerdan claramente a la pintura de Johannes Vermeer. Su obra se encuadra en la corriente del Pictorialismo Contemporáneo. Podéis ver algunas de sus obras en el siguiente link.

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

Hendrik Kerstens ©

 

Charo Corrales© - Dos Horas Bordando Con Arte

Charo Corrales© – Dos Horas Bordando Con Arte

Charo Corrales (1968, Cádiz) es una artista multidisciplinar formada en Inglaterra y que ha realizado la mayor parte de su obra en Sevilla donde vive. Su trabajo aborda la identidad como mujer y reivindica en su obra el derecho de libertad y expresión personal, y el feminismo forma parte del discurso de su trabajo. Todo tipo de lucha por unos derechos irrenunciables están presentes en sus obras. La fotografía, el vídeo, la instalación y la performance  son los medios por los que expresa sus ideas. Charo Corrales lleva trabajando un tiempo en una serie “Cada Día Un Retrato” que aborda todos los temas sobre la identidad individual.

Ha presentado en Madrid los días 17 y 18 de Febrero en La Juana Gallery su performance “Dos horas bordando Arte”. El trabajo performativo es un arte efímero que se viene desarrollando desde el famoso Café Voltaire de Hugo Ball en 1916 y que dio origen al movimiento dadaísta. Como todo arte de escena si no se registra mediante procedimientos audiovisuales sólo quedará en la memoria de los espectadores que han asistido a la representación. En las performances de Charo Corrales siempre está presente la defensa de la igualdad de género, la crítica política y social, y también la expresión de su mundo interior. Sus performances en muchas ocasiones son el medio para expresar ideas y conceptos, y su cuerpo es el medio mediante el cual los lleva a cabo. Muy pronto tendremos el vídeo de está actuación grabado por Chema Sanmorán y que estará disponible en su canal de Vimeo y se incorporará a este post.

“Dos horas bordando Arte”

Charo llevará una camiseta serigrafiada con la frase “Soy una puta del arte”, bordará en silencio la palabra Arte nueve veces en un trozo de tela rectangular con un bastidor con pie. En esta tela previamente estarán bordadas palabras que el publico podrá ver individualmente, sólo cuando la obra esté concluida después de las dos horas se podrá leer la frase completa. Charo se la pondrá sobre los hombros a modo de chal y mostrará de espaldas al público el resultado final. La performance está inspirada en un juego‐broma de niños, que consistía en hacer escribir a alguien palabras que se iban tapando una vez escritas para luego pedirle que leyera el resultado final.

Hace mucho tiempo que te estoy tomando el pelo

Frío  Frío      Frío   Frío Frío Frío  Frío    Frío  Frío

El resultado final de la performance sustituirá la palabra frío por arte.

Charo Corrales © - Dos Horas Bordando con arte.

Charo Corrales © – Dos Horas Bordando con arte

Rafael Roa © 2015

Rafael Roa © 2015

Los recuerdos vuelven de vez en cuando en forma de imágenes no visibles, sólo yo soy capaz de recrearlas vagamente en mi interior. Son las sensaciones vividas las que me transportan mentalmente a esos lugares invisibles y me provocan la búsqueda infructuosa de aquellos instantes. Ya no hay texturas, ni olores, ni sonidos, ni imágenes, sólo intentos vanos de recrear lo imposible. Todo se ha desvanecido, y nuestros cuerpos reflejan las huellas del tiempo, la perdida de la fortaleza y de esa energía vital que creíamos que sería eterna. El amor, como las esperanzas de los valores que creíamos importantes y eternos se han perdido en una especie de agujero negro. La memoria se desvanece y las imágenes que poseemos de aquellos instantes sólo transmiten una referencia lejana en un objeto plano. No hay nada que podamos rescatar de aquello. Las imágenes son sólo un recordatorio de algo inexistente. El tiempo no tiene tecla de rebobinado como apuntaba Nam June Paik. Sus obras de vídeo eran una rebelión frente al alienante medio de la televisión. Las imágenes se producen, se usan y se olvidan, y muy pocas forma parte de las referencias históricas o culturales. El arte es un mercado de productos decorativos, usado por una parte de poderosos delincuentes para blanquear el dinero negro de sus turbios negocios. Casualmente son estos los que influyen en las tendencias especulativas del mercado del arte.

Las imágenes se usan como sustitutivos de las palabras, nos sirven para comunicar que hacemos, donde estamos y que queremos comprar. Compartimos esas imágenes con celeridad y una vez recibido el mensaje dejan de tener utilidad. No hay ninguna intencionalidad intelectual en su producción, es un acto mecánico y las personas se han convertidos en capadores involuntarios, con una adicción imparable a la producción y distribución de esas capturas cotidianas. Vivimos tiempos diferentes y la estética de las capturas digitales no tiene nada que ver con la estética de la fotografía que hemos estudiado. La fotografía como herramienta de expresión artística también sufre un cambio continuo que está condicionado con las nuevas tecnologías y los factores del mercado del arte.

Rafael Roa © 2012 Still de Vídeo -Last Dance

Rafael Roa © 2012
Still de Vídeo -Last Dance