Currently viewing the tag: "actor"
Dennis Hopper © 1961 Double Standard

Dennis Hopper © 1961
Double Standard

Dennis Hopper (1936, Dodge City, Kansas- 2010, Venice, California) ha sido un actor, cineasta y fotógrafo norteamericano criado en la plenitud de la generación Beat. Dirigió y actuó en una de las películas de culto como Easy Rider (1969) que forman parte de la iconografía cultural de aquellos años. Su carrera es un ejemplo de esas relaciones que se han producido entre el cine, la fotografía y la literatura.
En 1961 gana un primer premio de fotografía en un concurso australiano y en 1964 realiza su primera exposición individual en Primus/David Stuart Gallery de Los Ángeles. En 1963 Henry Geldzalhler le presenta a Andy Warhol con el que colabora en diferentes proyectos.
Su biografía como actor y director de cine es espectacular, pero no menos que la calidad de su trabajo fotográfico que ha quedado en  segundo plano hasta el final de su vida.
Es un ejemplo de artista multidisciplinar influido por toda la explosión artística de los años ’60. Todo este periodo de agitación cultural ha tenido una importancia decisiva en el desarrollo de la fotografía del New Color de los ’80.
La influencia de está corriente fotográfica ha sido muy notable en el cine independiente norteamericano de esas últimas décadas. París, Texas (1984) de Wim Wenders es un claro ejemplo. La actual fotografía contemporánea se inspira estéticamente en el New Color y narrativamente en la pintura de Edward Hopper y en la literatura de la generación Beat.
Dennis Hopper el extravagante fotógrafo de Apocalypse Now (1979) es un miembro más de esa brillante generación de artistas.
Su trabajo fotográfico se inspira en Robert Frank y Gary Winogrand entre otros, y nos ofrece una personal mirada de ese entorno en ebullición. Desde 1961 ha expuesto su obra fotográfica y pictórica con regularidad.

Dennis Hopper © 1965 Durango, Mexico

Dennis Hopper © 1965
Durango, Mexico

Dennis Hopper © 1961 Biker Couple

Dennis Hopper © 1961
Biker Couple

Dennis Hopper © 1961 Bad heart

Dennis Hopper © 1961 Bad heart

Dennis Hopper © 1965 Selma, Alabama. Full employement

Dennis Hopper © 1965 Selma, Alabama. Full employment

Dennis Hopper © 1965 The Byrds

Dennis Hopper © 1965
The Byrds

Dennis Hopper © 1964 Ed Ruscha

Dennis Hopper © 1964
Ed Ruscha

Dennis Hopper © 1964 Irving Blum and Peggy Moffitt

Dennis Hopper © 1964
Irving Blum and Peggy Moffitt

Rafael Roa ©
Tony Leblanc, actor (1922-2012)

Tony Leblanc es un icono de mi infancia. Era el actor cómico que nos endulzaba aquellos años tan grises, a los que el poder de hoy nos quiere arrastrar en un viaje al pasado. Fotografiarle fue para mi como reencontrarme con el héroe de mi infancia. “Kid Tunero” aquel boxeador sonado que iba de la “Casa de Campo al gimnasio y del gimnasio a la Casa de Campo”. Cristobalito aquel niño repelente, otro personaje entrañable de una televisión en blanco y negro, cuyos telediarios se llenaban de imágenes de aquel miserable dictador inaugurando pantanos. Y toda una gran lista de películas, obras de teatro, revistas, y con muy diversos personajes y géneros. Tony me contaba que siempre había sido muy deportista. Boxeaba y jugaba al fútbol al mismo tiempo. Tenia peleas los sábados por la noche y jugaba al fútbol el domingo por la mañana en el Carabanchel FC. Cuando llegaba con secuelas de la pelea en su rostros tenía que contarle al entrenador que había sufrido un percance. Llegó a ser campeón de Castilla de boxeo y ganó el trofeo Pichichi como máximo goleador de la tercera división. Tony ejercía de madrileño castizo, de aquellos tipos que ya no existen, generosos, nobles, solidarios, con un sentido del humor y una ironía de la vida muy peculiar. Era un mito para la gente del pueblo, un tipo luchador, conquistador y que en todas sus películas deseábamos que se quedase con la chica que amaba, o que cumpliese sus objetivos. No soy mitómano, pero determinados personajes de mi infancia han supuesto para mi un recuerdo entrañable por lo que significaron en aquellos tiempos. Tony representaba la alegría, la risa, era una especie de antihéroe que no se resignaba a su suerte. Cuando le fotografíe, hará unos diez o 12 años, estaba recuperándose de una enfermedad en su casa. Fue una sesión muy entrañable, diferente, y debido a sus circunstancias de salud, la sesión fue para mi algo secundario, aunque hicimos buenas imágenes. Estos recuerdos se configuran en base a imágenes y sonidos que mantenemos en nuestra memoria. Como ocurre con la fotografía, construimos nuestras referencias audiovisuales que constituyen los archivos de nuestra historia. Gracias y hasta siempre Tony, y como decían los romanos “Sit Tibi Terra Levi”, que la tierra te sea leve.

Tony Leblanc, actor

Tony Leblanc, actor

rafaelroa© 2011 – Martijn Kuiper

Conocí a Martijn a mitad de los ’90, en esos años hicimos muchos trabajos de moda y publicidad juntos, después nos perdimos mutuamente la pista. Cuando Carmen Vals me invitó al estreno de RIII y vi a este gran actor, yo sabía que le conocía, pero el paso del tiempo y la caracterización de su personaje me lo habían camuflado y no supe reconocerle hasta que en casa leí atentamente el programa y vi su nombre. Después de eso le propuse a Carmen Vals este proyecto, quería retratar las miradas de los personajes de Shakespeare en este montaje de Eines. Martijn da vida al duque de Gloster y a un Ricardo III muy especial, él se transforma y se mete en un individuo que posee todos los pecados capitales y los lleva hasta su máxima expresión, esos pecados que se encuentran en mayor o menor medida en nosotros mismos, como dragones dormidos en una cueva. Gloster mata por el poder, por la posesión de la belleza de la mujer que ama a otro, mata por tener de una forma incondicional aquello que de una forma natural se le negaría:

GLOSTER

¿Se ha hecho nunca de este modo el amor a una mujer? ¿Se ha ganado de este modo el amor de una mujer? ¡La obtendré, pero no he de guardarla mucho tiempo! ¡Cómo! ¡Yo, que he matado a su esposo y a su padre, logro cogerla en el momento del odio más implacable de su corazón, con maldiciones en su boca, lágrimas en sus ojos y en presencia del testigo sangriento de mi odio, teniendo a Dios, a su conciencia y a ese ataúd contra mí! ¡Y yo sin amigos que amparen mi causa, a no ser el diablo en persona y algunas miradas de soslayo! ¡Y aun la conquisto! ¡Ah! ¡El universo contra la nada!

rafaelroa©2011 – Martijn Kuiper es Ricardo III

Martijn termina su formación como actor con Jorge Eines y realiza algunos cursos de especialización, entre los que destacamos dos sobre Shakespeare con Will Keen y Acting in English con Bruce Meyer, es un gran actor que se desenvuelve en todos los medios, teatro, cine, televisión y podéis ver su amplio currículum en su web.
Para mi la gran satisfacción ha sido disfrutar de su talento en este genial RIII que interpreta, y como siempre disfrutar del intercambio que se produce en una sesión de retratos, disfrutar de sus gestos y las miradas que te da sólo con unas pequeñas indicaciones por mi parte en cuanto a lo que quiero obtener. Esa es la magia del retrato, la relación que se produce en ese momento y que el fotógrafo captura.
Al final de la sesión Martijn me decía que quería que hiciésemos un retrato para él, ya lo tenemos aunque él no lo sabe, uno vestido de Martijn y otro de Ricardo III.

Mi ayudante Mónica Navarro grabó el vídeo y Martijn acabó la sesión tocando unos acordes de
Les Feuilles Mortes.

Rafael Roa © 1992

Era mi agente favorito de todos los de la saga, lo recordaba en aquellos programas dobles de tardes de cine interminables, de los sábados con pan, chocolate y cantimplora de agua. Era un tipo listo, elegante y duro y además se llevaba a la chica guapa de la película mientras lo llamaban de la central y él desconectaba poco antes de que comenzasen a rodar los títulos de crédito.
007 contra el Doctor No, James Bond contra Goldfinger o Desde Rusia con amor, pertenecen a mis recuerdos de esas tardes de programas dobles, donde la imaginación de un chico se metía en ese mundo maravilloso de ficción en el que el bueno siempre eliminaba al malo y se quedaba con la chica.
Al final salíamos de noche del cine justo antes de cenar y nos encontrábamos con el mundo real, y a esperar hasta el mes siguiente para poder ir y seguir soñando con esos mundos de héroes.
Y allí estaba yo en Londres, en una suite de un lujoso hotel mientras Ignacio Carrión hacía la entrevista, preparando mis luces para una sesión de 5 minutos.
Cuando me enfrenté a él solo le dije: ” James tengo 5 minutos y quiero esa sonrisa cínica del 007″. Después de 3 rollos de 120 estaba hecha la portada de EPS y las dos dobles páginas interiores, Ignacio Carrión llamó a la redacción para confirmar que habíamos  cumplido la misión, yo acababa de fotografiar a aquel héroe de mis tardes de cine, esta versión en blanco y negro nunca se publicó y pertenece a mi colección de inéditos.
Por eso cuando leí en la prensa que el 007 había coqueteado con el mal, sentí pena por aquel héroe de mi infancia.

Rafael Roa©1998

Llegamos a la suite de ese hotel donde hacíamos muchas fotos, ya era difícil inventarse localizaciones nuevas, y allí estaba este hombre, alto y cuidadosamente arreglado con una camisa blanca. Después de los saludos iniciales, recuerdo que estaba en esa sesión hasta la subdirectora de la revista babeando por estar tan cerca de un tipo tan atractivo, me acerque a él y le dije:
“Quiero hacer algo diferente, no me gusta este sitio y quiero una imagen provocadora, vamos al baño, quitate la camisa y me miras con una cierta dureza y te tocas el paquete”.
“Estupendo” – me contesto: Pero si te parece voy a meter la otra mano en el bolsillo también, así parecerá que me lo toco a dos manos”
La idea me pareció genial, hicimos esta foto y después el siguiente retrato de blanco y negro para mi colección, nos saludamos y me largué, la sesión no duró mas de 20 minutos y un par de rollos de 120.

Rafael Roa©1998