From the monthly archives: "julio 2016"
William Klein © Gun

William Klein © Gun

¿Qué relaciones mantiene la fotografía de reportaje con lo real? El objeto que enfoca, ¿es una realidad o una esencia, un problema o un pretexto? ¿Qué ocurre entonces por lo que se refiere al reportaje del objeto por fotografiar? Los desafíos de este interrogante son el reportaje, la fotografía y su estética. Así empieza François Soulages sus reflexiones acerca de este tema en su Estetica de la fotografía. Philippe Dubois enumera las características de la fotografía: como espejo de lo real, transformación de lo real y huella de lo real. Podemos comenzar a analizar la fotografía de reportaje con las características básicas de la herramienta sin olvidar cual fue una de las funciones claves de su desarrollo. Fue una herramienta de representación e imitación de lo real. Por primera vez muchas gentes podrían verse representadas en una imagen fotográfica. La burguesía parisina acudía al estudio de Nadar mientras los menos pudientes se conformaban con los ferrotipos de los fotógrafos ambulantes. La representación de la propia imagen supuso un éxito absoluto. Volviendo a la fotografía del reportaje, ya en el siglo XIX John Thomson veía en la fotografía la herramienta para mostrar la miseria y las desigualdades de la vida londinense. Esto ha sido una constante desde los orígenes de la fotografía, las crónicas de guerra de Roger Fenton en el siglo XIX y la fotografía social de Lewis Hine en los comienzos del siglo XX con sus imágenes sobre la explotación del trabajo infantil. No podemos olvidar la importancia de la Photo League en la historia de la fotografía obrera. Eugene Smith afirmaba sobre la fotografía de reportaje: La fotografía es una pequeña voz. Yo creo en ella. Si está bien concebida a veces se deja oír. La fotografía y su uso como documento social siempre ha transmitido ideología y ha sido objeto de manipulación. Desde la famosa foto de Lenin con Trosky, que Stalin mandó borrar la imagen de Trosky. El poder siempre ha manipulado las imágenes. Tampoco podemos olvidar el cine de propaganda nazi de Leni Riefenstahl en el documental La victoria de la fe.

Susan Sontag en su ensayo Sobre la fotografía afirmaba que la fotografía de reportaje social serviría como herramienta de concienciación social. Jean Baudrillard en su texto Violencia de la imagen, violencia contra la imagen afirma todo lo contrario: La violencia de la imagen y de la información consiste en hacer desaparecer lo real. Del mismo modo, el tráfico de imágenes propicia una inmensa indiferencia ante el mundo real. La repetición de una información produce un efecto anestesia sobre el espectador asumiendo los hechos como parte de la vida cotidiana y careciendo de cualquier significado para el espectador. Y que ocurre desde el punto de vista del fotógrafo, podemos asumir las opiniones de William Betsch: Hacer fotoperiodismo no consiste casí nunca en mostrar lo real , sino en recortar de lo real lo que no corresponde a la ideología de la revista que te paga, a la imagen que de ella se hace. Reducido a la simple expresión, aseptizado, precocido.

El fotógrafo no controla la vida de las imágenes que entrega a una agencia, éstas se venden y son editadas llegando incluso a cambiar su significado cuando se publican. Umberto Eco detecta el problema y afirma: una civilización democrática sólo se salvará si hace del lenguaje de la imagen un desafío para la reflexión y no una invitación a la hipnosis. Aquí esta la clave en la reflexión del propio fotógrafo al abordar un proyecto fotográfico cuidando que su idea se refleje en las imágenes sin cambiar el significado que él quiera dar a las mismas, pero deberá intentar controlar su distribución y eso es sólo posible si se convierte en editor de las mismas. El espectador debe analizar, leer, reflexionar las imágenes que ve para tratar de obtener su interpretación subjetiva con la mayor información posible. El significado cambia según la información que tenemos de las imágenes que vemos. Cuando nos encontramos con la fotografía de William Klein de la serie Gun y vemos al niño apuntar al fotógrafo con una pistola y con cara de odio no sabemos si es una escena de violencia real o es un juego. Cuando vemos en la hoja de contactos la siguiente fotografía y vemos a los niños sonreír nos damos cuenta que se trata de un juego. La secuencia de Eddie Adams del militar que ejecuta a un espía del Vietcong es una secuencia de violencia real de violencia en una guerra. La mayoría la recordamos como una las de las imágenes más impactantes de dicha guerra. Tampoco olvidamos la imagen de Nick Ut la niña quemada por el napal que corre por una carretera. Esas imágenes son referencias visuales de esa guerra. ¿Han servido para crear conciencias frente a esos horrores o son simplemente referencias de hechos históricos?

Eddie Adams © AP 1968

Eddie Adams © AP 1968

Huynh-Cong-Nick-Ut © 1972 In this June 8, 1972 file photo, crying children, including 9-year-old Kim Phuc, center, run down Route 1 near Trang Bang, Vietnam after an aerial napalm attack on suspected Viet Cong hiding places as South Vietnamese forces from the 25th Division walk behind them. A South Vietnamese plane accidentally dropped its flaming napalm on South Vietnamese troops and civilians. From left, the children are Phan Thanh Tam, younger brother of Kim Phuc, who lost an eye, Phan Thanh Phouc, youngest brother of Kim Phuc, Kim Phuc, and Kim's cousins Ho Van Bon, and Ho Thi Ting. (AP Photo/Nick Ut)

Huynh-Cong-Nick-Ut © 1972
In this June 8, 1972 file photo, crying children, including 9-year-old Kim Phuc, center, run down Route 1 near Trang Bang, Vietnam after an aerial napalm attack on suspected Viet Cong hiding places as South Vietnamese forces from the 25th Division walk behind them. A South Vietnamese plane accidentally dropped its flaming napalm on South Vietnamese troops and civilians. From left, the children are Phan Thanh Tam, younger brother of Kim Phuc, who lost an eye, Phan Thanh Phouc, youngest brother of Kim Phuc, Kim Phuc, and Kim’s cousins Ho Van Bon, and Ho Thi Ting. (AP Photo/Nick Ut)

Steve Havoc, Siouxsie Sioux, ‘Debbie’, 1970s © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock.

Steve Havoc, Siouxsie Sioux, ‘Debbie’, 1970s © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock.

La prestigiosa galería londinense Michael Hoppen presenta una exposición de los años del Punk en colaboración con Rex Shutterstock. La exposición se inauguró el pasado 20 de julio y estará abierta hasta el próximo 26 de agosto. Los fotógrafos que participan en la exposición son: Ray Stevenson, Jonathan Player, Paul Revere y Peter Price.

Ray Stevenson es el que más y mejor documentó este movimiento musical de protesta que como muchos otros fue asimilado por el sistema. Comenzó a trabajar con laboratorista antes de dedicarse de lleno a la realización de este trabajo. Este es un ejemplo de la fotografía como huella y documento de otra época. Ahora que profetas del Apropiacionismo proclaman la muerte de la fotografía documental es cuando tiene más sentido defender la fotografía como documento social y recuerdo de las épocas que vamos viviendo. Siempre coexistirán los diferentes usos que conocemos que pueden tener las imágenes.

Si pasáis por Londres en agosto no dejéis de visitar esta exposición.

Ray Stevenson Sex Pistols, 1970s, 26755-RYS Rex Featured LTD stamp black and blue ink and original print copyneg on file in black ink on verso Vintage silver gelatin print 34.3 x 22.1 cm © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson
Sex Pistols, 1970s, 26755-RYS
Rex Featured LTD stamp black and blue ink and original print copyneg on file in black ink on verso
Vintage silver gelatin print
34.3 x 22.1 cm
© Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson Linda, Soo, St James Apartment, 1976 REX Features LTD stamp in blue ink, No.61337 stamp in red ink Silver gelatin print 18.5 x 25.2 cm © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson
Linda, Soo, St James Apartment, 1976
REX Features LTD stamp in blue ink, No.61337 stamp in red ink
Silver gelatin print
18.5 x 25.2 cm
© Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Peter Price Teenager Punk. Yearbook pg. 53. 1981. Silver gelatin print 20.5 x 25.3 cm © Peter Price. Courtesy of Rex Shutterstock

Peter Price
Teenager Punk. Yearbook pg. 53. 1981.
Silver gelatin print
20.5 x 25.3 cm
© Peter Price. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson Clash, 1976 No.64893 stamp in red ink Silver gelatin print 17.5 x 25.3 cm © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson
Clash, 1976
No.64893 stamp in red ink
Silver gelatin print
17.5 x 25.3 cm
© Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson Sex Pistols, 100 Club, 1976 REX Features stamp in black in, copyright photo stamp in black ink, print copied onto slide stamp in black ink. Silver gelatin print 18.5 x 24.5 cm © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson
Sex Pistols, 100 Club, 1976
REX Features stamp in black in, copyright photo stamp in black ink, print copied onto slide stamp in black ink.
Silver gelatin print
18.5 x 24.5 cm
© Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson Johnny Rotten, Jordan and Vivienne Westwood, 1970s REX Featured LTD in blue ink and original print copy neg on file in black print on verso Vintage silver gelatin print 17.6 x 25.2 cm © Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Ray Stevenson
Johnny Rotten, Jordan and Vivienne Westwood, 1970s
REX Featured LTD in blue ink and original print copy neg on file in black print on verso
Vintage silver gelatin print
17.6 x 25.2 cm
© Ray Stevenson. Courtesy of Rex Shutterstock

Rafael Roa © 2004 De Omnibus Est Dubitandum

Rafael Roa © 2004
De Omnibus Est Dubitandum

Dudar de todo, buscar incesantemente el significado de las cosas, de todo aquello que afecta a nuestra existencia. Explorar como somos a través de la piel y las sensaciones que nos produce su tacto. Describir todo aquello que nos produce y retenerlas en el recuerdo, como Petrarca sintió la belleza del paisaje. El tiempo borra las huellas de los recuerdos y se instala en la transformación de nuestros cuerpos inyectándonos el virus de la decadencia. Lo efímero se pierde como el viento golpea en nuestro rostro. La piel y las formas que provocaron nuestras pasiones ya no existen porque ya no las vemos.

Todo se transforma y la duda siempre está permanente en nuestro interior. Dudar de todo incluso de lo inevitable. Buscar los pequeños resquicios de libertad y de gozo, alejarse de todo aquello que es nocivo y nos distrae. Gozar del tiempo que nos queda y expresar en nuestras imágenes la esencia de lo que somos, alejarnos de todas las fórmulas que otros imitan en una carrera vertiginosa hacia la nada.

Rafael Roa © 2015 De la serie Dead Skin / Sonya7R

Rafael Roa © 2015
De la serie Dead Skin / Sonya7R