Rafael Roa © 2015 De la serie Dead Skin / Sonya7R

Rafael Roa © 2015
De la serie Dead Skin / Sonya7R

El concepto de efímero se puede aplicar a la propia vida, al último instante vivido, como ese golpe de viento de súbitamente acaricia nuestro rostro. Eternizar lo efímero siempre ha sido un sueño imposible de realizar, porque cada instante se convierte en pasado con una levedad y fugacidad imposible de detener. Es ir contra natura, de nuestra propia medida de la existencia. Me centraré en la definición del efímero melancólico que revive y reactualiza sin fin el pasado y sus huellas en relación con la fotografía, como herramienta que captura instantes y sus funciones, como testigo de la historia, su evocación de la melancolía del recuerdo, que muchas veces nos atormenta por su perdida. Las huellas se reflejan en nuestros cuerpos por el paso del tiempo, de esas sensaciones perdidas de forma continua y que constituyen nuestro viaje imparable hacía la muerte. Lo efímero de la existencia y lo efímero de la representación visual de nuestra vida o de sus interpretaciones de la misma.

Ocultarse en las sombras es inútil, sus huellas dejaran sus marcas en nosotros aunque tratemos de ocultarnos en la penumbra. La nada avanza irremediablemente y nuestros recuerdos se pueden agrupar en dos segundos de imágenes que reflejan un tiempo pasado, o el registro de una vida. La fotografía guarda nuestros recuerdos en pequeñas cajas o en algún tipo de almacenamiento electrónico que tampoco nos asegurará eternamente su existencia. Todo pasa entre estas reflexiones sobre lo efímero y sus huellas, y esa búsqueda incesante de la felicidad inexistente, del paraíso soñado. Y vuelvo obsesivamente a la búsqueda de esas huellas en ese equilibrio inestable de luces y sombras, de falsas esperanzas y refugio de la derrota inevitable. La imitación, las huellas y los significados de todas las imágenes que producimos nos llevaran a una búsqueda eterna en la materialización de nuestro mundo de sueños. La fotografía como refugio personal de nuestra propia existencia.

Rafael Roa © 2015 De la eerie Dead Skin / Sony a7R

Rafael Roa © 2015
De la eerie Dead Skin / Sony a7R

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *