From the monthly archives: "febrero 2016"
Bownik © De la serie Friends

Bownik © De la serie Friends

Paweł Bownik (1977, Polonia) es uno de los artistas emergentes más interesantes de su país. Estudiante de Filosofía y Sociología y posteriormente se graduó en Fotografía y Multimedia en la Academia de Bellas Artes de Poznan. Vive y trabaja en Varsovia. La fotografía es para él una herramienta muy útil para la realización de su trabajo, sólo un medio para materializar sus ideas. Disassembly (Desmontaje) es uno de sus últimos trabajos realizados junto al artista y editor Honza Zamojski. Desmontaje parece sólo una colección de bellas flores, pero va más allá de eso, es una deconstrucción de la realidad, añadiendo nuevos elementos a las mismas que transforman el objeto otorgándole un status diferente en formas y contenido. La forma de la narrativa de este libro de asemeja en parte a un cuaderno de trabajo de Darwin. Preciso y directo es un compendio generoso de plantas sobre las cuales ha construido una nueva realidad.

Su serie Gammers (2007- 2009) es una colección de retratos e interiores de jóvenes apasionados por los vídeo juegos. Lo que más le interesa son las transformaciones producidas en la cultura bajo la influencia de la electrónica. Su arte es fresco, atrevido y busca continuamente nuevas narrativas y formas estéticas para la realización de sus obras.

Bownik © De la serie Disassembly

Bownik © De la serie Disassembly

Bownik © De la serie Disassembly

Bownik © De la serie Disassembly

52aed606f0094

Rafael Roa © De la serie Dead Skin / #SonyA7RII

Rafael Roa © De la serie Dead Skin / #SonyA7RII

Ha muerto Umberto Eco, otra mirada crítica que se desaparece, nos queda sus libros y sus ideas. Ayer me acordé de las humillaciones que sufrió Galileo frente a una colección de ignorantes represores que utilizaron la tortura como arma contra el pensamiento y la razón empírica. En el siglo XXI nada ha cambiado, todo sigue igual en este mundo que se encuentra en los albores de esta revolución tecnológica. Acabar con las ideas, la discrepancia y la protesta con la humillación injusta y la difamación contra aquellos que se revelan contra esa máquina del poder oscuro.

El otro día tuvimos la suerte de asistir a la clase magistral de Joan Foncuberta en el PIC.A, y recordando sus palabras sobre su obra Sputnik: si yo he sido sido capaz de que algunos medios y personas se hayan creído la tragedia del cosmonauta Ivan Istochnikov me da miedo pensar que podrían hacer los gobiernos y las grandes empresas periodísticas para manipular la realidad y dirigir el pensamiento de las masas. Tendríamos que sumergirnos en la obra de Peter Sloterdijk, “El Desprecio De Las Masas” para profundizar sobre el tema. Cuando has sufrido la censura directamente por unas fotografías de desnudo, te das cuenta que esas actuaciones han sido un juego de niños en comparación con el daño moral y físico que otros han sufrido en los siglos anteriores. El otro día mi amigo Carles Mercader citó a François Jullien y su obra De La Esencia O Del Desnudo, texto imprescindible para todos y especialmente para aquellos artistas que quieran comenzar a crear obras relacionadas con el cuerpo humano. El desnudo como una experiencia interior alejada de prejuicios y versus las ideas oscurantistas relacionadas con creencias impuestas que no tienen otro fin que la dominación y la manipulación de las masas.

Y sigo con François Jullien: La experiencia metafísica del desnudo -porque todo desnudo es metafísico- radica pues en que, a través de ese cuerpo, el Ser se deja penetrar en su intimidad. Por tanto no ha nada malo en la exhibición de un cuerpo desnudo, y más si es en un acto de afirmación de la libertad individual y colectiva, frente a los pensamientos  impuestos a la fuerza durante siglos. El desnudo humano es esencialmente bello, es el cuerpo el que contiene y nos proporciona nuestras experiencias más vitales: vivir, soñar, sentir, pensar, amar.

Joan Foncuberta © del proyecto Sputnik

Joan Foncuberta © del proyecto Sputnik

Rafael Roa © 2015 de la serie Dead Skin

Rafael Roa © 2015
de la serie Dead Skin

Atravesar el fuego para llegar a las metas que te propones, evitar las trampas de los mediocres y difamadores, buscar el refugio en las grandes imágenes que nos inspiran y nos han educado a saber usar la herramienta de la fotografía. Me apoyo en la frase de Bukowski como lema en el trabajo. Trabajar sin cesar puliendo las ideas, creando imágenes que no existen en nuestro entorno, llenarlas de metáforas y códigos para que cada uno encuentre su propia interpretación. La piel como paisaje imaginario, salpicado por las luces y las sombras que dan volumen a los cuerpos, el tiempo como espada de Damocles que va dejando sus huellas cada vez más profundas. Nada que decir. Sólo mostrar. Esta frase de Walter Benjamin del libro de los Pasajes me indica el camino. Aprovechar el tiempo, concentrarse en las metas para evitar las distracciones innecesarias y construir una narración precisa. Ser fiel a uno mismo, tratar de controlar lo aleatorio. No abandonar ni buscar los atajos, defender tus ideas tiene siempre un coste si no vas a favor de las corrientes de moda. Buscar, trabajar y definir tu propio lenguaje y contar aquello que necesitas expresar, así de simple.

¿Ojos de Serpiente? (extracto)

Charles Bukowski

no ha sido un buen día

una infamia desportillada impregnaba

mi parte del mundo

y ahora estoy sentado a la máquina

esta noche

a la espera de un poco de suerte y un poco de

luz

Alec Soth © The last days of W 2008 - West Point - NY

Alec Soth © The last days of W 2008 – West Point – NY

Alec Soth es un fotógrafo cuya obra ha sido comparada con las de Walker Evans o Stephen Shore. A mi no me gustan este tipo de comparaciones que hacen los críticos, cada uno encontrará su lugar en función de su obra, y Soth, es uno de los grandes nombres de la actualidad.
A simple vista pueden parecer sus series algo inconexas, como unos negativos perdidos que hemos mezclado, pero cuando la analizas con calma, descubres los detalles y el sentido narrativo que Soth quiere compartir con el espectador. Trabaja en gran formato y sus historias las termina cerrando en libros y proyectos expositivos. Su primer libro Sleeping by the Mississippi refleja la diversidad de los mundos enfrentados que allí conviven en silencio, con una frialdad que a veces impresiona a quien las contempla. Las soledades, los vacíos en los espacios, sus retratos de gentes extrañas, reflejan un bestiario de sujetos con miradas perdidas. Acompañados de los exteriores de los lugares que estos habitan, conforman una narración perfecta de una colmena socialmente decadente. Sus trabajos posteriores tienen esa mirada crítica, precisa y silenciosa que atrapan al espectador con esas narraciones carentes de las emociones fuertes y directas del fotoperiodismo del siglo XX. Su obra está en la linea de la de otros fotógrafos europeos que pueden considerarse como los documentalistas contemporáneos como Rafal Milach, Alexander Gronsky, Joakim Eskildsen o Ville Lenkkeri.  Alec Soth es miembro de Magnum de pleno derecho desde 2008. Su obra termina seduciendo al espectador que desea ver más y más de cada una de sus series, es como un triller en bucle que no quieres que nunca llegue a su fin.

Alec Soth © 2004 - Sleeping in the Mississippi - Kim

Alec Soth © 2004 – Sleeping in the Mississippi – Kim

Alec Soth © 2004 Michelle and James, Niagara

Alec Soth © 2004 Michelle and James, Niagara

Alec Soth © 2008, Priscilla Tha Last days of W

Alec Soth © 2008, Priscilla Tha Last days of W

Alec Soth © 2006, Broken Manual

Alec Soth © 2006, Broken Manual