Palacio de La Equitativa,1906

Palacio de La Equitativa,1906

El Palacio de La Equitativa ha sido destruido, sólo queda la fachada como un esqueleto agonizante sostenido por las vigas que van a formar parte de su nueva estructura interior. La ley del 22 de noviembre de 2012 que declaraba bien de Interés Cultural la fachada, crujías exteriores y patio de operaciones del edificio ha quedado en papel mojado para ejecutar esta salvajada en beneficio de los intereses especulativos de aquellos que se aprovechan del pelotazo inmobiliario. Es un cadáver más que anotar en la historia de Madrid, el desmán es similar a una destrucción del interior del Instituto Cervantes, edificio del Banco Central. Afortunadamente por ahora esto no ha sucedido. En el resto de Europa, las grandes capitales cuidan su patrimonio cultural y artístico y por eso podemos disfrutar de la belleza de muchas de ellas. Para muchos esto les es indiferente, pero para otros que hemos conocido el edificio, esto nos causa dolor por asistir impotentes a una destrucción sistemática de la ciudad. Los saqueadores no tienen ética porque sus actuaciones van unidas a la corrupción y al beneficio propio en contraposición al interés de los ciudadanos.

El cadáver envuelto el redes y polvo se mantiene resignado a su suerte mientras las luces del amanecer van poco a poco iluminando su fachada. El silencio de un domingo al amanecer ayuda a reflexionar sobre esta carencia de valores que permiten la destrucción de la historia de las ciudades. La ciudad sigue repleta de “Invisibles” que buscan cobijo para pasar la noche entre soportales, cajeros de bancos, o tiendas hasta que amanece y después de recoger sus pertenencias deambulan como muertos vivientes sin esperanza por las calles de la ciudad. La destrucción de la ciudad va en paralelo con la destrucción de las vidas de aquellas personas a las cuales se les ha arrebatado todo y carecen de cualquier trabajo para poder sobrevivir. En definitiva se está destruyendo la vida.

2roa©blog5850

Palacio de la Equitativa, Madrid
Rafael Roa © 2015

Palacio de la Equitativa, Madrid Rafael Roa © 2015

Palacio de la Equitativa, Madrid
Rafael Roa © 2015

Palacio de la Equitativa, Madrid Rafael Roa © 2015

Palacio de la Equitativa, Madrid
Rafael Roa © 2015

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *