Rafael Roa © 2015

Rafael Roa © 2015

El vértigo de los hechos muestran las injusticias diarias que suceden en el planeta, se reflejan en una gran cantidad de imágenes que golpean nuestros ojos sin ningún efecto secundario. Mi frase “sólo existes cuando te veo” se puede aplicar a la capacidad que tenemos para marginar de nuestro cerebro todo aquello que no nos hace apacible el día. Nos refugiamos del horror en nuestro fanal particular para mantener nuestro estatus de felicidad personal. No vemos las tragedias cotidianas que están a la puerta de nuestras casas y nos rasgamos las vestiduras por las que suceden en lugares lejanos y exóticos. Seguro que el breve algunas estrellas del pop organizaran un gran concierto benéfico. La miseria nos puede alcanzar en cualquier momento por la avaricia inmensa de la banca a la que sirven fielmente como botones educados nuestros representantes políticos.

¿Se han detenido los deshaucios? 

Para nada, se siguen sucediendo como asesinatos silenciosos al amanecer. La memoria colectiva se parece cada día más a la de los peces, sólo recordamos los últimos titulares que el poder mediático quieres servirnos a la carta cada día. El terremoto de Nepal oculta los lo más reciente de la mierda local. Todo sigue igual, y la fotografía es un producto manipulable por las grandes agencias y los grandes medios de comunicación igualmente que ocurre con el mercado del arte. Todo se convierte en un gran túnel sin salida y sin ninguna capacidad de retorno o de modificar el recorrido.

Share →

2 Responses to El Túnel

  1. Nano dice:

    Lo que me parece realmente surrealista es que en este país España, te desahucie el banco al que has rescatado con tus impuestos. Parece una sketch de los Monty Python´s o de alguna película de Woody Allen… si no fuera porque es cruelmente lamentable.
    De todos formas en el tema “desaucios” como en casi todo en esta vida, no me gusta generalizar, globalizar… Creo que eso es una de las claves por lo que la gente se siente más insensible ante las injusticias; cuando se generalizan, “mal de muchos consuelo de todos” que es como realmente dice el dicho popular. En mi opinión cuando a cualquier hecho, se le ponen nombres y apellidos, le pones una cara a la injusticia, la cosa parece como más cercana, como que te jode y te llega más adentro. Creo que no es bueno generalizar. Quizás me equivoque, pero seguro que en la memoria de todos tenemos a la señora desahuciada a la que unos jugadores y entrenador de un club de fútbol ayudaron hace poco, pero nadie se acuerda de las cientos o miles desahuciadas en tropel…

    Un abrazo

    P.D.: Espero que la foto no esté hecha mientras ibas conduciendo… Ya sabes que para las injusticias no, pero para estas cosas nuestras autoridades se preocupan muy mucho de cuidarnos de nosotros mismos… :-) :-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *