Rafael Roa © 2014 De la serie Dead Skin

Rafael Roa © 2014
De la serie Dead Skin

La piel como refugio de la crueldad injusta que se practica durante siglos contra los más débiles. La piel y las caricias como huida de una realidad colectiva que provoca asco y nauseas continuas. Como ha dicho Juan Goytisolo en su discurso del Premio CervantesEs empresa de los caballeros andantes, decía don Quijote, “deshacer tuertos y socorrer y acudir a los miserables” e imagino al hidalgo manchego montado a lomos de Rocinante acometiendo lanza en ristre contra los esbirros de la Santa Hermandad que proceden al desalojo de los desahuciados, contra los corruptos de la ingeniería financiera o, a Estrecho traviesa, al pie de las verjas de Ceuta y Melilla que él toma por encantados castillos con puentes levadizos y torres almenadas socorriendo a unos inmigrantes cuyo único crimen es su instinto de vida y el ansia de libertad. 

Una radiografía del país certera en unas cuantas lineas. La fotografía siempre ha reflejado las injusticias y lo sigue haciendo aunque no mueva ni agite ninguna conciencia. Los torpes, incompetentes y arribistas ocupan los puestos claves, ya sea en las altas esferas como en las capas medias o bajas de la organización social. El pensamiento crítico está queriendo ser enterrado a base de difamaciones. Eso hacen los mediocres, los incompetentes que ocupan esos puestos intermedios con boinas de cabo furriel para dirigir el tráfico. Lo que les importa es vender sus productos aunque sean una mierda y que las gentes se actúen como autómatas sumisos.

Siempre el poder ha machacado al pensamiento y al arte, el criminal Stalin se cepilló a todo el Constructivismo para apoyar a los voceros que le elogiaban a la fuerza. El siglo XX ha tenido una gran colección de criminales en la vieja Europa y es difícil establecer quien ocupa el número 1 en el ranking, aunque Hitler y Stalin compiteron por la primera posición. El desnudo como muestra de las formas del cuerpo, buscando la belleza natural que se  oculta entre las luces y las sombras, o el desnudo como metáfora y herramienta de transgresión para intentar provocar alguna inquieta reflexión donde la mayoría solo ven esa pornografía que para muchos representa un desnudo. Y queda la piel como refugio de la soledad inmensa y silenciosa que nos invade, y esa misma piel que amamos se transforma como la nuestra camino de la muerte, se llena de huellas y cicatrices de los recuerdos que se incrustan en ella. Y la miramos en la soledad de la noche y con la luz violeta del ocaso mientras el aire limpia la atmósfera de la habitación. La piel se va muriendo lentamente y nosotros con ella.

Rafael Roa © 2014 De la serie Dead Skin

Rafael Roa © 2014
De la serie Dead Skin

Share →

2 Responses to Refugiarse En La Piel

  1. Nano dice:

    Vi las imágenes de la entrega del premio en televisión… desde luego eso si es saltarse el protocolo. Me dio la sensación de que el tipo va por la vida pensando “para lo que me queda en el convento…” Es lo que tienen nuestros mayores, que ya nos les hace falta morderse la lengua delante de nadie.
    En cuanto a la fotografía me da la impresión que pasa un poco como en la cultura en general, es que con las subvenciones hay que tener mucho cuidado porque emponzoñan.
    ¡¡¡Hombre!!! Creo que el número uno sin duda es para Hitler, sin lugar a dudas… A Stalin le podemos poner como miembro honorífico muy destechado por méritos propios.

    Un Saludo

  2. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Rafael Roa © 2014 De la serie Dead Skin La piel como refugio de la crueldad injusta que se practica durante siglos contra los más débiles. La piel y las caricias como huida de una realidad colectiva que provoca asco y naus…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *