Rafael Roa © Celebración en Cibeles

Rafael Roa © Celebración en Cibeles

El centauro corrió evitando las trampas y alcanzó su objetivo. Se desató la alegría colectiva. Da igual quien dirija la entidad o el mercenario que entrene al equipo, al final como diría José  Mercé el Madrid siempre vuelve. Ya se acabó el recreo, mañana a evitar de nuevo que los corruptos nos sigan amargando la vida con su saqueo continuo, las injusticias y la destrucción del país.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *