Rafael Roa © La esperanza del 15M - 20/5/2011

Rafael Roa © La esperanza del 15M – 20/5/2011

Me he adentrado varias veces en las reflexiones sobre la fotografía y los recuerdos, ya sea desde el punto de vista colectivo como desde una perspectiva más personal. Desde este segundo punto de vista la fotografía nos muestra nuestros momentos más felices, dolorosos y nuestros errores. Creo que esa frase del narrador de 2046 “los recuerdos son surcos de lágrimas” se ajusta sólo en parte para definir esa relación entre nuestros recuerdos más íntimos y el dolor de la perdida.

A veces debemos cuestionarnos para que guardar tantas imágenes de nuestro pasado. Quizás pasados los años y alejados de la emotividad de aquellos momentos debiéramos hacer una selección simplemente basada en la calidad de esas imágenes y alejada de cualquier sentimiento. Borrar las huellas personales con un criterio de ese editor de una revista que es muy crítico con el trabajo que recibe de los fotógrafos. Editar nuestros recuerdos visuales, fracasos, sentimientos perdidos o efímeros momentos de gloria. En definitiva es un ejercicio similar a limpiar nuestra agenda de números que nunca usamos, de gentes que sólo ocupan un lugar en nuestro teléfono pero que no tenemos ningún contacto. Ordenar esa narración visual buscando la calidad de las fotografías. Al final sólo estamos haciendo un pequeño juego con un tiempo ya perdido.

La fotografía desde sus comienzos nos ha servido para recordar las vivencias colectivas y personales y usar esa herramienta como forma de comunicación visual desde diferentes ámbitos de la sociedad. En definitiva una fotografía es sólo una pequeña parte de una historia, una visión sesgada del pasado.

Diane Arbus © 1963

Diane Arbus © 1963

Lee Friedlander ©

Lee Friedlander ©

Rafael Roa © 1980 Bar de carretera

Rafael Roa © 1980
Bar de carretera

Virxilio Vieitez © 1930-2008 © Virxilio Vieitez, VEGAP, 2013

Virxilio Vieitez © 1930-2008 © Virxilio Vieitez, VEGAP, 2013

Rafael Roa © Todo Al Revés Imagen de la serie Formas que se publicarán sin texto hasta Septiembre

Rafael Roa ©
Todo Al Revés

Ville Lenkkeri © Série The Place of no Roads. "Museum". 2007. © Ville Lenkkeri, Courtesy La Galerie Particulière

Ville Lenkkeri ©
Série The Place of no Roads. “Museum”. 2007.
© Ville Lenkkeri, Courtesy La Galerie Particulière

Harry Gruyaert © New York City. 1996

Harry Gruyaert ©
New York City. 1996

Share →

6 Responses to Ordenar El Pasado

  1. harry fisch dice:

    Pedazo de artículo y, sobre todo de foto: Todo al revés… Casi eclipsa a la de Gruyaert, otra excepcional. Hacer de algo mil veces visto una excepción: eso es arte.. ¡Feliz Navidad Roa!

  2. Esther dice:

    Por supuesto, todo debe ser afrontado desde la más estricta subjetividad, porque después de todo la fotografía no hace sino recoger lo que ve cada ojo, que es personal e intransferible. Pero personalmente siempre he visto a la cámara como una imperfecta máquina del tiempo, que sólo nos transporta al pasado y lo hace en unas insatisfactorias dos dimensiones. Pero ahí los deja, trozos congelados del pasado, accesibles a voluntad tanto para los que los vivieron como para los que no.
    Pero no se queda ahí. El efecto que tiene en quien tomó la fotografía no se limita a la constatación de que ese momento tuvo lugar en un punto indeterminado de su pasado, sino que, por culpa de la propia debilidad de la mente humana, que va perdiendo su capacidad evocadora y diluye los recuerdos como azúcar en agua, condiciona la propia memoria del autor, hasta el punto de hacerle dudar si recuerda el momento porque existió o lo que recuerda es la fotografía que tomó.
    Por eso, deshacerse de ellas puede suponer, muchas veces, deshacerte de tu propio pasado. Todas tienen un por qué. Si lo que existe es la necesidad de llevar a cabo un ritual por el que el deshacerse de la foto simboliza el superar determinada etapa de tu pasado, y es terapéutico, puede que sea hasta recomendable, pero cada día estoy más convencida de que somos lo que hemos leído, comido, bebido, tocado, amado, en definitiva: vivido, y no podemos deshacernos de ello tan fácilmente como rompiendo unas fotos. Ellas están ahí para dar testimonio de esos momentos, como las lápidas en los cementerios lo dan del paso por la tierra de los cadáveres que los habitan.

  3. Xavier Ciscar dice:

    Tal vez tengas razón. O no. ¿Realmente hay que aplicar un criterio puramente fotográfico a todas las fotografías de nuestra vida? Algo me dice que tal vez incurriríamos en una gran pérdida.

    • rafaelroa dice:

      Creo que cada uno debe aplicar su propio criterio, dejarse llevar por las emociones, enterrar el dolor, o tomar distancia sobre el pasado y la forma de contarlo.
      A veces deseamos que lo efímero se eternice en nuestras vidas y en otras ocasiones nos gustaría borrar selectivamente nuestra memoria.
      Saludos Xavier

  4. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Rafael Roa © La esperanza del 15M – 20/5/2011 Me he adentrado varias veces en las reflexiones sobre la fotografía y los recuerdos, ya sea desde el punto de vista colectivo como desde una perspectiva más personal. Desde este s..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *