Yasuzo Nojima, nude, 1931

Yasuzo Nojima, nude, 1931

La obra de Yasuzo Nojima (1889-1964, Japón) siempre me ha parecido enormemente poética y evocadora. Un tesoro privado, copias en tamaños pequeños, imágenes llenas de poesía y sutilezas privadas.
Aromas perdidos y brisas olvidadas. Pequeños viajes por el claroscuro que me transmiten la riqueza de aquellos recuerdos seleccionados por el fotógrafo como un tesoro secreto para ser guardado.

Las imágenes de la noche de Brassai, sus mujeres con sus amantes ocasionales, sus besos robados, las sombras ocultas en las esquinas, la memoria de una forma de vida, los deseos clandestinos y esos retratos con gestos valientes de las mujeres ofreciendo su cuerpo. Los cuerpos solitarios para el goce de los proletarios alejados de las elegantes acompañantes de los barrios ricos de París. La vida de los otros que se alejan de las élites del poder y la corrupción.

La memoria nos hace perder los detalles del pasado, los olores, o los sonidos, y se va desvaneciendo con el paso del tiempo hasta convertirse en un espectro que vaga sin rumbo en nuestro interior. Todo se termina borrando, hasta las huellas más intimas que hemos podido dejar a nuestro paso. Nada es eterno y el viento que nos acarició la piel esta mañana ya es un pasado efímero que refrescara otros rostros.

Brassai , 1932 Chez Suzy

Brassai , 1932 Chez Suzy

Rafael Roa © 2013

Rafael Roa © 2013

Share →

One Response to La Distorsión De La Memoria

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Yasuzo Nojima, nude, 1931 La obra de Yasuzo Nojima (1889-1964, Japón) siempre me ha parecido enormemente poética y evocadora. Un tesoro privado, copias en tamaños pequeños, imágenes llenas de poesía y sutilezas privadas. Arom..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *