Antoine d'Agata - Ice 4

Antoine d’Agata

Donald Kuspit afirma en su ensayo “Emociones Extremas” que Nan Goldin fotografía una y una otra vez a la misma persona, ya sea una víctima, de las drogas, de la violencia, un enfermo de SIDA o un travestido. Quizás Goldin como afirma Kuspit, fotografiase a las víctimas del desenfreno marginal del Lower East Side, un grupo de individuos que como afirmaba un amigo de Goldin: “todos íbamos camino de la muerte”.
Uno fotografía lo que le sugieren sus ideas, sus sueños o su realidad más cercana y en muchos casos fotografiamos los cuerpos desnudos de aquellos que deseamos, amamos, o simplemente usamos como un objeto que forma parte de la metáfora narrativa de nuestro trabajo. Todo esta hecho una y mil veces, pintado, fotografiado, esculpido, escrito, interpretado.
El desnudo de Amadeo Modigliani de (1917, mujer con collar) es similar a la mujer con collar de Nan Goldin, y con seguridad a muchas otras mujeres con collar menos conocidas realizadas por otros.
Hacemos lo que sentimos o deseamos, todas las generaciones pisan las mismas huellas que las anteriores, sólo se diferencian en la herramienta que usan para contar lo mismo. Huimos de nuestros fracasos, también de nuestros éxitos, todo esto lo terminamos contando a través de imágenes con diferentes herramientas.

 ¿Quien no ha fotografiado el cuerpo de quien amamos después de haber amado?.
Araki fotografía los orgasmos de sus modelos dejando un amplio margen para que el espectador imagine el resto de la escena, incluidas las emociones que son visibles en la fotografía.
Siempre reflejamos todo aquello que queremos mostrar de nuestro interior, lo componemos en nuestra imaginación o simplemente se presenta fácilmente antes nuestros ojos como un regalo, para ser fotografiado.
A veces la vida nos traiciona, los momentos felices que guardamos como tesoros se convierten en dagas dolorosas, las circunstancias cambian y por tanto esas imágenes cambian de significado.
Entonces queda la huida, el abandono, la carretera de Kerouac, los bares a media luz de Hopper, la música de Chet Baker, y una fiel Hasselblad con unos cuantos rollos en el bolsillo. Medir la luz con el ojo de la experiencia y encuadrar una esquina vacía iluminada cenitalmente por la luz tenue de una bombilla.

Rasgarse las vestiduras con fotografías, como quizás hace Antoine D’Agata, o buscar el aire fresco de los espacios abiertos, producir nuevas ideas y formas para cambiar de rumbo. Todo cambia de significado, las palabras, las fotografías o los gestos. Interpretarlas y sentir la emoción que pueden transmitir depende del momento en que se las vemos. La implicación emocional sobre nuestro trabajo es muy grande, y para ser honestos con nosotros mismos necesitamos tomar distancia sobre el momento del acto fotográfico.
Siempre podremos juzgar la calidad de nuestro trabajo, pero el significado cambiará, las circunstancias y el tiempo actúan como dagas implacables. Por eso a veces el dolor es mejor guardarlo en una caja de cartón.

Amadeo Modigliani – 1917, Mujer con collar

Nan Goldin ©

Roswell Angier ©

Share →

One Response to Cuando Las Imágenes Cambian De Significado

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Antoine d’Agata Donald Kuspit afirma en su ensayo “Emociones Extremas” que Nan Goldin fotografía una y una otra vez a la misma persona, ya sea una víctima, de las drogas, de la violencia, un enfermo de SIDA o un travestido. Q..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *