From the monthly archives: "octubre 2013"

Rafael Roa © 1989

Walter Benjamin pensaba que el intelectual era libre, una especie moribunda hecha no menos caduca por la sociedad capitalista que por el comunismo revolucionario, en realidad, sentía que estaba viviendo una época en que todo lo valioso era lo último de su especie. Este párrafo de Susan Sontag hablando de Walter Benjamin me permite enlazar para hablar del concepto de “lo valioso”.
¿Que es lo valioso para el ser humano, para los que vivimos es este tipo de sociedad?
Esa pregunta deberíamos hacérnosla todos, buscar una respuesta individual es más sencillo, una respuesta colectiva que resuelva los problemas y contradicciones de una organización social caduca y decadente es otra.

Para Benjamin el surrealismo era el último movimiento artístico inteligente de la intelectualidad europea, quizás tenga razón. El peso del poder ha convertido en una granja de pollos a la sociedad en la cual vivimos. El arte también ha sido domesticado e incluido en la lista de los artículos de lujo y consumo, de una burguesía decadente y poderosa económicamente, que se ha hecho insaciable en el deseo de poseerlo todo, dinero, bienes, mujeres, lujos.

¿Que es valioso para nosotros a nivel individual?
¿A que estaríamos dispuestos a renunciar y cual sería lo que defenderíamos hasta el final?
Bienes, principios, ideas, posesiones, afectos…Y en el campo de la creación donde nos posicíonariamos, dentro del mercado, fuera…frente al poder o al lado del poder para recibir el pienso diario.
Cuando alguien está realizando un trabajo creativo piensa en aplacar el sentido crítico de la obra que fabrica o se deja llevar por sus ideas hasta sus últimas consecuencias. Defender nuestro concepto de “valioso” implica renuncias y enfrentamientos. La defensa de las ideas es incompatible con la sumisión en cualquier ámbito de la vida.

Rafael Roa © 2013 MADRIZ #33

Rafael Roa © 2013
MADRIZ #33

Noritosi Hirakawa ©

Noritoshi Hirakawa (1960, Japón) reflexiona en algunas de sus obras sobre la identidad sexual, el deseo, la aceptación del propio cuerpo frente al otro. Todas estas cuestiones pertenecen al ámbito más privado y personal del individuo. La defensa de una identidad sexual puede ser algo fundamental para muchas personas, como parte de ellos mismos y de su libertad individual.
Mostrase a los otros como muchos artistas lo hacen a través de sus obras o autorretratos es un acto de afirmación valiente e individual, algo valioso que hacen aquellos sujetos que no tienen miedo al enfrentamiento con el poder. El mismo valor que impulsa a miles de ciudadanos a defender sus derechos contra la arbitrariedad de un poder corrupto y cobarde.

Maria Sánchez © Interior con granada, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

Maria Sánchez © Interior con granada, 2011
“Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez (1977,Ávila) es una joven artista multidisciplinar que usa la performance, el vídeo y la fotografía como herramientas para el desarrollo de su trabajo. Se mueve entre lo conceptual, el realismo mágico y usa las metáforas visuales para transmitir las historias que comparte con el espectador.

Interesada en la obra de Ana Mendieta y Sophie Calle, su trabajo tiene el estilo propio y personal que otorga a sus trabajos. Como muchos grandes nombres del arte contemporáneo es la protagonista de sus obras, habla en primera persona como narradora de las mismas. Es una contadora de historias que crea, experimenta y transmite. Materializar las ideas, expresarlas siendo el vehículo para comunicarlas.

Voy a mostrar algunas de sus fotografías de la serie “Esperando un diluvio o algo parecido” (2011), cuyo planteamiento en palabras de la artista es el siguiente:

En el relato “Esperando un diluvio o algo parecido” trato de construir un mundo emocional; no ubicado ni descrito espacialmente. El espacio se construye desde una narrativa visual cercana a los interiores de Hasmmershoi, a la mirada de Dreyer y a la luz de la pintura holandesa del siglo XVII. La seire se coloca entre lo real e irreal, lo natural y sobrenatural. La habitación remite a un mundo interior, con la ventana como elemento no presente que articula y construye un lugar insólito. Animales salvajes ocupan el mobiliario doméstico en una quietud extraña. María Sánchez

En otros post nos ocuparemos de obras como: A Line, Los Otros. Sushi, o Esquila.

Imprescindible visitar su web y conocer en profundidad su trabajo. 

Maria Sánchez © nterior con miel, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

Maria Sánchez © nterior con miel, 2011
“Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sanchez © Interior con pescado y mosca, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con pescado y mosca, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con naranja, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con naranja, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con cuenco y rana, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con cuenco y rana, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con plátano y polilla, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con plátano y polilla, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con pelícano, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con pelícano, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

007

María Sánchez © Interior con galletas y colibrí, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con camaleón, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con camaleón, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con camaleón, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

María Sánchez © Interior con granada y cuchillo, 2011 “Esperando un diluvio o algo parecido”

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacy (1952, Australia) es una de las mas importantes representantes de la fotografía contemporánea australiana. Expone su serie “Guest Relations” en la Stills Gallery de Sidney hasta el próximo 9 de noviembre. En este trabajo recrea el uso de la cámara oscura en unos interiores de Sidney que modifica con estas imágenes que se producen en sus paredes, modificando la realidad y creando una atmósfera irreal y llena de misterio.

En este link podéis ver el resto de la obra Robyn Stacy.

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Robyn Stacey © Guest Relations

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama © The city I always had a hard time leaving, 1976

Daido Moriyama (1938, Osaka) es uno de los fotógrafos japoneses más relevantes del momento. Su obra es la mirada de alguien que busca sin cesar situaciones cotidianas que  son presentadas con una estética oscura y misteriosa. Sus series son narrativamente confusas, no hay un guión ordenado que nos permita analizar la historia que presenta. Son disparos certeros hechos por un francotirador que cambia de lugar por instinto, sin seguir un rumbo fijo.

La galería londinense Hamiltons presenta la exposición “Silkscreens”, una selección de 16  imágenes serigrafiadas sobre lienzo y seleccionadas por Tim Jefferies, propietario de la galería. Cada obra se presenta en una edición limitada de 3 copias. Entre las obras expuestas se encuentran aquellas que son las más conocidas del autor como por ejemplo: Memory of dog 2, 1982, The city I always had a hard time leaving, 1976 y One more peek de 1966. Los que visiten Londres podrán disfrutar del trabajo de este gran fotógrafo desde el 7 de noviembre al 20 de diciembre próximos.

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Daido Moriyama ©

Horst P. Horst

Horst P. Horst

Todos hemos necesitado tener la confianza necesaria en nosotros mismos para avanzar en el camino de la profesión de fotógrafo. He recibido un mensaje de alguien que empieza, me expresa sus temores, sus miedos, y quizás su falta de confianza en sus capacidades. Todos hemos pasado por eso a lo largo de nuestra vida profesional o en nuestros años de aprendizaje.
Yo siempre he tendido la mano a aquellos que me han pedido un cabo en un determinado momento, yo también he sido naufrago muchas veces y sé que eso sirve para no pasar mucho tiempo a remojo.
Me gusta empujar hacia arriba a aquellos que dudan, pero trabajan sin descanso por conseguir sus metas, muchas veces sólo es necesario hacerles saber que estás aquí.
He acabado mis clases con un grupo hoy, he visto entre ellos, gente dispuesta a dejarse la piel en la pelea, sé que ellos conseguirán sus metas, tienen ilusión en la mirada por alcanzar sus objetivos.
Un fotógrafo nunca deja de aprender, es algo que los jóvenes deben saber, se siguen aprendiendo cosas cada día, nuevas formas de mirar o de abordar los proyectos, nuevas ideas, sólo te retira el cansancio, o cuando decides poner tu el punto final.
Caballero Bonald, anunció hace tiempo que ya no escribiría más, él ha terminado su carrera llena de hermosas palabras y reflexiones interesantes. Un poeta es un ser que en muchas ocasiones es un solitario, algunos fotógrafos también lo son, confían en sus cámaras, en sus ideas, y en que cada mañana hay una nueva luz que sirve para contar las historias.
“El que se esfuerza en escuchar, no ve”, esta frase escrita por Walter Benjamin en un ensayo sobre Kafka me sirve para dar un pequeño consejo, sobre la decisión de buscar tu propia mirada sin mirar aquellas partituras que suenan a nuestro paso. Confiar en tus propias ideas es mi mejor consejo a esta joven que empieza a escribir su historia como fotógrafa, luchar y trabajar es la única receta valida.
Mientras tanto veo una hermosa fotografía de Horst, de sus últimos años como fotógrafo de moda, aquellos que tienen talento nunca abandonan antes de llegar a la meta, Horst no lo hizo, él tomó una buena decisión.

Larry Fink © 2009 Meryl Streep And Natalie Portman

Larry Fink © 2009
Meryl Streep And Natalie Portman

Tomohide Ikeya ©

Tomohide Ikeya ©

Anoek Steketee ©

Anoek Steketee ©

Daniele Duella and Iango Henzi ©

Daniele Duella and Iango Henzi ©