Edward Weston © 1939

Edward Weston © 1939

“Más que ante una retórica de lo sexual, estas imágenes parecen enfrentarnos a una estética de lo erótico». Los unen tanto los objetos de sus fotografías, sus mujeres, hijos, personas a las que están vinculados afectivamente, como su intención, puramente formal y estética.”
Laura González Flores, comisaria de la exposición “Él, Ella, ello. Diálogos entre Edward Weston y Harry Callahan

Me reencuentro con Laura González Flores, gracias a su buena memoria que me dio la pista de nuestro tiempo compartido hace 19 años, en unos talleres que ambos impartimos en Tarazona. Ella ha comisariado esta excelente exposición de dos de los grandes maestros de la fotografía del siglo XX. El texto de Laura que figura en el catálogo de la exposición es una delicia que nos informa de los puntos de encuentro entre los dos maestros y las motivaciones para realizar esas fotografías. La adquisición de este catálogo se hace imprescindible.

Weston fotografió a sus dos mujeres, Flora Chandler y Charis Wilson, y también a todas aquellas con las que mantuvo alguna relación como Tina Modotti o Sonia Noskoviak, entre otras.
Callahan fue un hombre de una sola mujer, Eleanor. Los dos fotografiaron a las mujeres que amaron y desearon.

No se fotografía un desnudo sólo por afecto, se hace por varias razones, la primera es porque deseas el cuerpo que tienes delante y quieres retener esos momentos en los cuales la luz resalta esa belleza aumentando tu pasión. El deseo mueve los impulsos más verdaderos del ser humano, no se puede fingir. Se desea plenamente o no desea. Cuando el deseo no es la motivación principal para fotografiar un desnudo, éste se convierte en un objeto delante de la cámara, el cual puedes sacar de contexto y utilizarlo como una metáfora que golpee al espectador, en ese momento la principal motivación del fotógrafo es la transgresión.

Los dos quisieron reflejar la belleza de los cuerpos que amaron y el tiempo y los lugares que compartieron, materializar esos momentos intensos en una imagen para posteriormente poder disfrutar del recuerdo con la contemplación intima de las fotografías. En aquellos tiempos la sociedad no aceptaba muy bien los desnudos, y había una cierta censura, por lo cual los desnudos de Weston fueron publicados poco antes de su muerte.

Profundizar en el trabajo de los grandes maestros es siempre una referencia de gran ayuda para comprender la evolución estética de la fotografía.
Pero cada uno debe explorar los caminos que quiere recorrer y enfrentarse a sus propias búsquedas liberado de las ataduras e influencia que hemos adquirido a lo largo de los años. Al final Laura González concluye diciendo que la verdadera motiviación de estos grandes maestros fue el deseo, ese potro salvaje que muchos deseamos montar para sentirnos plenamente vivos.

Rafael Roa © 2013 Laura González Flores, comisaria de la exposición “Él, Ella, ello. Diálogos entre Edward Weston y Harry Callahan

Rafael Roa © 2013
Laura González Flores, comisaria de la exposición “Él, Ella, ello. Diálogos entre Edward Weston y Harry Callahan

Harry Callahan © 1949 Eleanor

Harry Callahan © 1949
Eleanor

Rafael Roa © 2013 Vista de la exposición Edward Weston Y harry Callahan

Rafael Roa © 2013
Vista de la exposición Edward Weston Y harry Callahan

 

 

Share →

2 Responses to Weston y Callahan, El Deseo / PHE 2013

  1. […] que tan brillantemente comisarió la exposición de PHE13, “Él, Ella, Ello” con las obras de Edward Weston y Harry Callahan, nos cuenta en el texto del catálogo que ni Weston ni Callahan hablaron del componente erótico de […]

  2. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Edward Weston © 1939 “Más que ante una retórica de lo sexual, estas imágenes parecen enfrentarnos a una estética de lo erótico». Los unen tanto los objetos de sus fotografías, sus mujeres, hijos, personas a las que están vinc…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *